2020-12-06 23:41:13 Comienza tu Negocio English Si estás iniciando un negocio propio, debes conocer los tipos de capital y qué hacer para conseguir el financiamiento de una empresa.... https://quickbooks.intuit.com/mx/recursos/es_mx_qrc/uploads/2020/12/hassan-ouajbir-IYU_YmMRm7s-unsplash.jpg https://quickbooks.intuit.com/mx/recursos/comienza-tu-negocio/como-conseguir-capital-para-tu-negocio/ Adquisición del capital de una empresa | QuickBooks México

Cómo conseguir financiación para emprendedores y sus empresas

10 Minutos para leer

En esta ocasión hablaremos principalmente del capital inicial que debe tomar en cuenta todo aquel que decida comenzar con su proyecto de negocio. Si estás por iniciarte en el mundo empresarial y quieres saber cómo capitalizar tu empresa, qué tipos de capital existen y cuáles son las opciones para conseguirlo, acompáñanos a lo largo del siguiente contenido:

1: ¿Qué es y cómo se divide el capital inicial de una empresa?

  1. Capital de inversión inicial
  2. Capital de gastos de operación

2: Otros tipos de capital de una empresa

  1. Capital fijo
  2. Capital emitido
  3. Capital financiero
  4. Capital humano
  5. Capital social

3: Cómo financiar un proyecto empresarial

  1. Créditos de instituciones bancarias
  2. Subvenciones del gobierno
  3. Ventas personales
  4. Incubadoras de negocios
  5. Inversionistas
  6. Crowdfunding

¿Estás a punto de establecer un nuevo negocio? Tal vez ya hayas afinado tu idea, después de tanto darle vueltas. Tal vez hayas trazado diversos objetivos específicos, incluso la misión y la visión de tu empresa.

En una entrada previa compartimos estos consejos para organizar ideas de un negocio rentable, donde hablamos de los negocios emergentes, también conocidos como startups. Como puedes imaginar, confeccionar una idea de negocio y sacarla del mundo intangible no es cosa fácil, pero si tú ya pasaste por esa primera fase y tienes un proyecto, además de estar cada vez más cerca de tu meta, entonces es momento de sentarte a hacer cuentas y poner algunos números sobre la mesa para hablar del capital inicial necesario para ponerlo en marcha.

A continuación te daremos detalles relevantes para que conozcas cómo financiar un proyecto empresarial, qué alternativas existen para conseguir capital y qué deberías tomar en cuenta antes de tomar una decisión definitiva.

¿Qué es y cómo se divide el capital inicial de una empresa?

Si te preguntaran ahora cuánto requieres para costear el montaje de tu negocio, ¿lo sabrías? Si la respuesta es no, seguro es porque no has realizado los cálculos exactos o porque no sabes qué incluir dentro de él. De cualquier manera, estás en el sitio correcto.

Para empezar, veamos las dos categorías en las que se divide el capital de arranque:

Capital de inversión inicial

El capital inicial es, a grandes rasgos, lo que cuesta llevar tu proyecto de negocios de la idea a la realidad: la renta o compra de tu local u oficina, su acondicionamiento (instalaciones, remodelación, etcétera), las licencias de uso, el hardware que requerirás (computadoras, impresora, copiadora, etcétera), los servicios de luz, internet, teléfono… todo esto, en conjunto, sumará el monto que requieres para echar a andar tu empresa.

Capital de gastos de operación

Este abarca el dinero con el que cubrirás los gastos de administración, entre ellos, los sueldos de tus colaboradores o empleados, la renta de meses posteriores y aquellos pagos que tendrás que cubrir para mantener en marcha el negocio.

Los expertos recomiendan siempre hacer un buen cálculo, para que el capital inicial garantice la vida de tu empresa en determinado lapso.

Aquí cabe destacar que el retorno de inversión tardará probablemente 2 años, en adelante, dependiendo tu rubro. Así que, mientras eso suceda, deberás contemplar que los gastos se pagarán gracias a una parte de tu capital de inicio, y, por supuesto, a los ingresos que genere.

Otra forma práctica de dividirlos, y con la que también puedes identificarlos mejor, es separar el capital en los gastos preliminares, los gastos en activos físicos y los gastos administrativos, gastos de proveedores y humanos.

En los gastos preliminares podrías incluir aquellos costos al estudio de mercado, a los traslados o viáticos en general que has requerido para gestionar asuntos de tu negocio, en el marketing, y otros de este tipo; en los correspondientes a tus activos fijos, debes incluir, por ejemplo, la maquinaria que tendrás en tu local: equipos, incluso muebles; los gastos de proveedores involucran, por ejemplo, un inventario inicial, mientras que los humanos son, por supuesto, los que inviertes en la mano de obra y el trabajo intelectual.

Otros tipos de capital de una empresa

Es importante no caer en confusiones, pues al hablar del capital de una empresa, podemos referirnos a varios conceptos muy similares en apariencia, por ejemplo, al capital de trabajo, al capital social, al capital humano, capital financiero, capital emitido, entre otros.

Veamos brevemente cuáles son las diferencias entre cada uno:

Capital fijo:

Como el nombre lo sugiere, se refiere a los bienes propios de la empresa, no importa si son tangibles o no. Por ejemplo: el terreno y la construcción, un edificio, la propiedad intelectual, las patentes (en caso de haberlas), los derechos de autor y las inversiones, entre otros. También es conocido como activo fijo o activo no corriente.

Capital emitido:

Es referente a las acciones en venta, ya sea para la adquisición del público general o de accionistas.

Capital  financiero:

Es el conjunto de bienes monetarios, el valor del patrimonio en el mercado: ahorros, inversiones, etcétera.

Capital humano:

Se refiere a los conocimientos y la experiencia con la que cuenta una persona. Por ejemplo: al acudir a una entrevista de trabajo, el personal de Recursos Humanos toma en cuenta la trayectoria del aspirante, pero también otras habilidades para determinar cuánto valen, en conjunto, esos conocimientos y cuánto pagar por ellos, ya sea por hora, por mes, etcétera.

Capital social:

Este tipo de capital engloba, por ejemplo, las aportaciones de los socios. Además, en palabras de Economipedia:

“El capital social es un elemento que podemos localizar en el balance contable de una empresa, dentro de los fondos propios o patrimonio neto. Su principal función es actuar como una garantía por parte de la empresa frente a terceros.”

Es indispensable diferenciar cada uno, puesto que todos son importantes en diferentes fases de tu negocio, pero por el momento nos centraremos en el que indicamos desde un inicio: el capital inicial.

Cómo conseguir capital para negocio

Supongamos que ya tienes trazados todos y cada uno de los gastos que englobará tu capital inicial. Si te preguntaran ahora cómo financiar un proyecto empresarial, ¿sabrías cuál es la mejor opción para ti?

Ojalá todos los emprendedores contaran con ahorros suficientes y tuvieran la ventaja de invertir en su negocio. Aunque esta siempre es la primera mejor opción, no es la única vía de capitalización, por suerte para muchos; existen diversas alternativas, que varían según el método que elijas.

Entre las principales formas de conseguir capital para negocio enumeramos las siguientes, sin un orden jerárquico específico:

Créditos de instituciones bancarias

Actualmente casi todos los bancos de México ofrecen entre sus productos planes de financiamiento para pequeñas y medianas empresas. Entre ellos, se encuentran también los préstamos bancarios y las tarjetas de crédito.

Esta es una opción a la que muchos temen, debido a las altas tasas de interés y a los plazos, sin embargo, puede ser una alternativa complementaria a otras de las enumeradas. Si quieres saber con más detalle cuáles opciones están a tu alcance, no dudes en consultar este artículo en nuestro blog de QuickBooks.

Subvenciones del gobierno

Hoy en día, diversas instituciones gubernamentales tienen programas para el financiamiento de proyectos empresariales.

Una posible desventaja de esta opción es el nivel de trámites que hay que satisfacer, no obstante, puedes hacer una búsqueda puntual y seleccionar concienzudamente cuál es más factible para ti, en vez de aplicar a cualquiera y dispersar tu tiempo en varias a la vez.

Te recomendamos buscar estos fondos del gobierno visitando sitios como https://www.gob.mx/

Ventas personales

Si requieres complementar cierta cantidad con ahorros, o si cuentas con suficientes activos para vender, esta es una opción que a veces pasa desapercibida. Es el momento de ofrecer un bien inmueble, vender un vehículo, algunas antigüedades, una colección de arte, o de hacer un bazar en la cochera. Piensa en qué puedes ofrecer a tus conocidos y al público en general. Todo vale.

Incubadoras de negocios

Otro método de financiamiento de proyectos empresariales consiste en acudir con una incubadora de negocios, que son organizaciones públicas o privadas que evalúan la viabilidad de tu proyecto, y pueden dotarte de recursos técnicos, infraestructura, difusión y capacitación, principalmente. En estos casos, la financiación ocurre en limitadas ocasiones, pero no hay que echar en saco roto los beneficios que puedes obtener con esta opción.

Inversionistas

Aquí entran diversos tipos de inversionistas: el primero es el famoso inversor ángel o business angel. En palabras de Ángeles inversionistas, Red mexicana de inversores:

Son personas físicas o morales sin relación cercana con el emprendedor/entrepreneur, que actúan en su propio nombre o en representación de un grupo de interés, y que siendo empresarios, ejecutivos o profesionales exitosos invierten su propio capital en una oportunidad de negocio o empresa en etapa temprana.”

Por lo común, un inversor ángel es consciente del alto riesgo de la inversión, y es por esta razón que su exigencia de retorno de inversión también suele ser muy elevada.

Una segunda opción consiste en las personas más allegadas a ti. Tus familiares, amigos y otros conocidos que confían en tu proyecto, también pueden ser los impulsores de tu negocio.

En la jerga empresarial, a quienes entran en este segundo grupo se les conoce eufemísticamente como participantes de “la financiación de las tres F’s”, que significa Friends, Family and Fools. Las ventajas de este tipo de financiación residen en el nivel de confianza y el vínculo emocional desarrollado con los inversores, sin embargo esa puede ser también una desventaja, pues, como dicen: “Quien presta a un amigo, cobra un enemigo”.

Crowdfunding

Esta es una alternativa muy en boga, que no depende de ninguna aprobación bancaria o gubernamental, como en algunos de los casos anteriores, sino de una campaña liderada por ti y por tu equipo. Se trata de un método que puede ser muy efectivo para conseguir capital para negocio: este fondeo va acompañado de un sistema de recompensas escalables: según lo que donen, recibirán una recompensa distinta y cada vez mejor.

Este método de financiación tiene un potencial enorme, siempre y cuando seas claro y transparente en tus objetivos y le des la difusión y el seguimiento adecuados. Si tú y tus asociados tienen un buen número de contactos, es posible que la campaña cuente con mayor alcance y respuesta. Incluso, en ocasiones, las metas son sobrepasadas: la gente puede seguir aportando y apostando por ti.

Existen diversas plataformas especializadas en el crowdfunding, pero las más famosas en México son Fondeadora, y Donadora, aunque también puedes iniciar tu iniciativa de fondeo mediante Patreon, o Ko-fi.

Antes de decidirte, toma en cuenta las comisiones por cubrir. Por ejemplo, Patreon cobra un porcentaje alto, y a éste hay que aumentar la comisión de Paypal, ya que no hay forma de transferir directamente los fondos a tu cuenta de banco.

Otro punto a considerar es que la interfaz de Ko-fi dista mucho de una imagen empresarial, es decir, su corte es más fresco e informal y no se especializa en campañas de negocios.

También toma en cuenta la factibilidad de tu sistema de recompensas. No prometas algo que no puedas cumplir una vez finalizada tu campaña; es preferible fijar recompensas accesibles, incluso simbólicas, en vez de quedar mal. Piensa en que no todas implican un costo monetario de por medio: puedes ofrecer, por ejemplo, capacitación empresarial u otros servicios como retribución.

Como ves, son diversas las vías para conseguir capital inicial y arrancar con tu negocio. Al igual que otras etapas previas, esta “fase numérica” para la creación de una empresa también requiere de mucha meditación, análisis y planeación.

Esperamos que este artículo haya sido de tu interés y de utilidad para aclarar tus dudas acerca de cómo conseguir capital para tu negocio.

Te esperamos en nuestros próximos artículos, disponibles en el blog de QuickBooks Online, el mejor sistema de contabilidad electrónica para pymes.

La información puede ser resumida y por lo tanto incompleta. Este documento / información no constituye, y no debe considerarse un sustituto de asesoramiento legal o financiero. Cada situación financiera es diferente, el asesoramiento proporcionado está destinado a ser general. Póngase en contacto con sus asesores financieros o legales para obtener información específica de su situación.

Artículos relacionados

Estas son las actividades de inversión y financiación

Al escuchar el término de actividades de inversión y financiación, a simple…

Lee mas

Qué es una incubadora de empresas y cómo puede ayudarte

¿Sabes qué es una incubadora de empresas y cómo consiguen desarrollar un…

Lee mas

Cursos gratis en línea para aprender contabilidad básica

Cuando iniciamos nuestro negocio, ya sea una pequeña y mediana empresa (PyME),…

Lee mas