2021-09-29 15:33:18 Controla tu negocio English https://quickbooks.intuit.com/mx/recursos/es_mx_qrc/uploads/2021/09/rsz_chris-mok-cr-mok-06yjunwskas-unsplash.jpg https://quickbooks.intuit.com/mx/recursos/controla-tu-negocio/lo-que-debes-saber-de-la-reforma-al-outsourcing/ Lo que debes saber de la reforma al outsourcing

Lo que debes saber de la reforma al outsourcing

9 Minutos para leer

Con la nueva ley sobre outsourcing se elimina la subcontratación de personal, pero se permiten los servicios especializados. Conoce por qué se prohibió el outsourcing , sus antecedentes y qué implica esta nueva ley laboral.

Contenido:

  • Introducción
  • ¿Qué es el outsourcing?
  • Controversia por la subcontratación de personal
  • Legalización del outsourcing en 2012
  • Pros y contras del outsourcing
  • La nueva ley sobre outsourcing en México
  • Autorizan los servicios especializados
  • Conclusiones

De un tiempo a la fecha, el outsourcing se convirtió en un concepto polémico que polarizó opiniones sobre esta modalidad de trabajo. Si bien se había formalizado o legalizado desde el 2012 en México, el incremento del número de trabajadores bajo este esquema y la proliferación de malas prácticas llevó a una constante lucha por modificarlo.

Para el año 2021, la subcontratación de personal u outsourcing quedó prohibida por ley, lo cual implica hasta hoy en día que miles de empresas se tengan que regularizar y que muchos trabajadores atiendan lo que dicta la legislación. Es importante conocer este hecho, tanto para emprendedores como negocios que quieran contratar personal o que presten servicios especializados. Una parte medular de la nueva ley de outsourcing es que no permite la subcontratación de personal, pero sí los servicios y obras especializadas que no formen parte del objeto social ni de la actividad económica preponderante a la que se dedique el contratante.

¿Qué es el outsourcing?

Esta es una modalidad o esquema de contratación laboral que consiste en que una tercera entidad subcontrate y se encargue de estos colaboradores contratados para una empresa, la cual aprovechará los servicios de esas personas subcontratadas.

Con base en la Ley Federal del Trabajo, se define como un proceso por medio del cual un patrón denominado contratista ejecuta obras o presta servicios con sus trabajadores bajo su dependencia, a favor de un contratante, persona física o moral, la cual fija las tareas del contratista y lo supervisa en el desarrollo de los servicios o la ejecución de las obras contratadas.

El término se ha adoptado no solamente en México, sino en muchos países. Aunque habrá que distinguir que la tercerización es la contratación externa de recursos o transferencia de algún proceso de negocio de una empresa hacia un tercero, enfocada en resultados concretos, es decir, que la empresa exteriorice parte de su actividad para la elaboración de bienes o servicios por un tercero.

Controversia por la subcontratación de personal

Este esquema no es una novedad ni particularidad en México; se ha manejado durante años a nivel global. Sus antecedentes van desde el siglo XIX y, en México, se empezó a usar este concepto a partir de los años 70. Sin embargo, no fue sino hasta después de los 90 que empezó a hablarse del concepto y la necesidad de una regularización. El problema alrededor del outsourcing se da porque crece el número de trabajadores contratados bajo esa modalidad y muchas agencias de colocación, en conjunto con las empresas, abusaron de los alcances de este esquema, lo cual provocó evasión de responsabilidades con el trabajador y con el sistema tributario.

De acuerdo con la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), más de 4.6 millones de mexicanos laboran bajo este esquema, y de estos, la mitad podrían estar bajo un outsourcing con prácticas ilegales. Este es un esquema que cada año crecía más del 40% y que llamó la atención de las autoridades mexicanas, pues veían cómo dejaban de pagar impuestos y aportaciones al IMSS. Al igual que su operación global, la polémica por la subcontratación de personas fue mundial, así que muchos países empezaron a legislar al respecto.

Legalización del outsourcing en 2012

La subcontratación en México operó por más de 20 años sin ningún tipo de regulación, pero como creció y se hizo tan popular, finalmente se formalizó en la Reforma Laboral de 2012, año en el que se legalizó el outsourcing. Este hecho detonó un incremento desproporcionado de la subcontratación laboral y se intensificaron también las anomalías, evasiones e indefensión de los trabajadores. Desde la reforma de 2012 aumentó el número de empresas que realizaban subcontrataciones, incluso podían llegar a manejar plantillas laborales de hasta 50 mil trabajadores.

Años después ya era un problema principalmente porque no se tenía visibilidad y control de este fenómeno. Para el año 2016, más de mil empresas en México ofrecían servicios de outsourcing, aunque solamente un tercio de éstas tenían un registro ante la STPS y nada más 100 estaban dadas de alta ante el IMSS. En 2017, el SAT y el IMSS trataron de identificar a aquellas compañías con malas prácticas a través de la Resolución de la Miscelánea Fiscal de ese año.

Pros y contras del outsourcing

Cuando se tiene un outsourcing legal que cumple con contratos, con los derechos de los trabajadores y sus respectivas retribuciones fiscales es un esquema bastante funcional, pero, cuando se abusa y se cae en omisiones, se vuelve una práctica nociva. Algunas ventajas a destacar de este esquema son:

  • La especialización del servicio,
  • Mejor retención de trabajadores,
  • Ahorros de tiempo y costos por manejo de personal,
  • Y captación del mejor talento.

En cambio, las desventajas son claras ya que este esquema puede propiciar la informalidad laboral, no da un respaldo para los trabajadores, genera ambientes laborales de incertidumbre, puede caer en prácticas evasoras y puede perder el control de la gestión de recursos humanos.

La nueva ley sobre outsourcing en México

Luego de este panorama adverso, de confusión e irregularidades, el gobierno mexicano decidió hacer una reforma laboral que terminó por prohibir el outsourcing o subcontratación de personal.

La nueva ley del outsourcing fue aprobada y publicada en el Diario Oficial de la Federación (DOF) el 23 de abril de 2021, modificando varias leyes como la Ley Federal del Trabajo, la Ley del Seguro Social, la Ley del Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores, el Código Fiscal de la Federación, la Ley del Impuesto sobre la Renta, la Ley del Impuesto al Valor Agregado, la Ley Federal de los Trabajadores al Servicio del Estado, reglamentaria del Apartado B) del artículo 123 constitucional.

Ya no es posible la subcontratación de personal en México, entendida como aquella que, siendo una persona física o moral, proporciona o pone a disposición trabajadores propios en beneficio de otra. Los aspectos más relevantes de la nueva ley del outsourcing son los siguientes:

  • Se autoriza la subcontratación de servicios especializados o de ejecución de obras especializadas, “siempre y cuando no formen parte de la actividad económica preponderante de la beneficiaria de estos”.
  • Se define claramente quiénes son los intermediarios, es decir, las agencias de colocación o empresas que ofrecen servicio de outsourcing, y la forma en que podrán participar en el reclutamiento, la selección, el entrenamiento y la capacitación de trabajadores, pero lo principal es que no serán patrones, es decir, que los trabajadores no están subordinados a ellos.
  • Habrá una responsabilidad compartida, es decir, ahora, si una empresa contrata a otra entidad para que le proporcionen trabajadores o se los suministren, la agencia debe verificar que los trabajadores de esa institución estén debidamente en el Seguro Social, en el Infonavit y tengan toda una serie de beneficios que la ley les otorga.
  • Es importante destacar que no tendrán efectos fiscales de deducción los pagos o contraprestaciones realizados por subcontratación de personal para desempeñar actividades relacionadas, tanto con el objeto social, como con la actividad económica preponderante del contratante.
  • Además, si se llegara a simular la prestación de servicios especializados o la ejecución de obras especializadas, será considerada como defraudación fiscal.

Autorizan los servicios especializados

Con la nueva ley del outsourcing se permiten los servicios especializados, pero quienes los ofrezcan deberán registrarse en un padrón de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS). Esto quiere decir que sí se puede subcontratar servicios especializados, pero cuya actividad subcontratada no forme parte de las labores esenciales y permanentes de la compañía. Por ejemplo, una empresa cuya función principal es producir lentes para sol, sí podrá solicitar los servicios especializados de una o varias personas para que vigilen sus instalaciones.

Cabe señalar que esos servicios especializados deberán formalizarse mediante contrato por escrito y contar con la autorización de la STPS y, en caso de que el prestador de servicios especializados incumpla con las obligaciones para con sus trabajadores, la empresa contratante del servicio será responsable solidario. Además dichas empresas deberán cumplir con sus obligaciones fiscales y de seguridad social para obtener su registro y cada 3 años las empresas tendrán que actualizar su registro ante la STPS.

¿Quién perdía con el outsourcing?

El trabajador, indefenso ante las anomalías, y el gobierno por la evasión fiscal.

Las empresas, agencias de colocación y los trabajadores necesitarán estar en orden, asesorarse, entender el fondo de la reforma y cumplir con los requerimientos. De entrada, las compañías cuya plantilla laboral operaba en algún porcentaje, parcial o totalmente bajo un esquema de subcontratación, deberán regularizarse y transferir a sus trabajadores, tomándolos como propios. Esta transición no es fácil, por lo que el gobierno ha extendido el periodo para que las empresas que tienen trabajadores bajo el esquema de subcontratación se regularicen.

Los principales objetivos de esta nueva ley es la visibilidad de las empresas que otorguen servicios especializados, el control de estas actividades y la eliminación del outsourcing con el fin de que no haya malas prácticas, simulaciones ni evasiones. En el caso del gobierno mexicano, tendrá que estar alerta de que se cumpla lo establecido y que no haya un desajuste laboral por despidos injustificados para aquellos trabajadores subcontratados hasta antes de la publicación de la nueva ley. Ahora, las autoridades tienen las herramientas suficientes para sancionar a las empresas que estén abusando de esta figura.

La nueva ley es clara en cuanto a eliminar la subcontratación y permitir los servicios especializados, pero el nivel de adopción que había alcanzado el outsourcing indica que miles de empresas y agencias de colocación tendrán que conocer a fondo la nueva ley, buscar asesoría para acompañar sus planes financieros con estrategias jurídicas.

En QuickBooks Online estamos a la vanguardia de la ley y normatividad para apoyar a los negocios en su operación. Nuestro software administrativo en la nube es una solución especializada para ayudarte con tus actividades contables, con el cual ahorras tiempo y recursos. Conoce más sobre nuestros servicios.

La información puede ser resumida y por lo tanto incompleta. Este documento / información no constituye, y no debe considerarse un sustituto de asesoramiento legal o financiero. Cada situación financiera es diferente, el asesoramiento proporcionado está destinado a ser general. Póngase en contacto con sus asesores financieros o legales para obtener información específica de su situación.

Artículos relacionados

Programas de facturación electrónica en México

Conoce las características, ventajas y aspectos que debes saber sobre los programas…

Lee mas

Programas para facturar en línea

La importancia de facturar radica en que al emitir un Comprobante Fiscal…

Lee mas

¿Qué es la gestión y administración de una pyme?

Seguramente has notado que las cosas poco a poco mejoran en el…

Lee mas