2021-07-05 13:25:15 Controla tu negocio English Conoce en QuickBooks cómo funciona la gestión integral de riesgos para que puedas implementarla y optimizar los recursos financieros de... https://quickbooks.intuit.com/mx/recursos/es_mx_qrc/uploads/2021/07/janilson-furtado-AhAGyHoYqB0-unsplash.jpg https://quickbooks.intuit.com/mx/recursos/controla-tu-negocio/que-es-la-gestion-de-riesgos/?utm_term=&utm_campaign=PMAX+%3E+GG+%3E+MX+%3E+ES+%3E+PM&utm_source=adwords&utm_medium=ppc&hsa_acc=6089519323&hsa_cam=12556554926&hsa_grp=&hsa_ad=&hsa_src=x&hsa_tgt=&hsa_kw=&hsa_mt=&hsa_net=adwords&hsa_ver=3&gclid=Cj0KCQiA_8OPBhDtARIsAKQu0gZDpoYX1fGQNDzhrMsYGZUCl-zXCl89nIO2XlNuO8nx7uCj1q2PwfsaAvvOEALw_wcB Gestión de riesgos para tu ​empresa | QuickBooks México

¿Qué es gestión de riesgos y cómo funciona?

11 Minutos para leer

Si nunca has escuchado qué es la gestión de riesgos, o si quieres saber los pormenores del tema y cómo mejorarla en tu negocio, este artículo es para ti. Conoce cuáles son los tipos de riesgos en una empresa, y acompáñanos por el siguiente índice de contenidos:

  1. ¿Qué es gestión de riesgo?
  2. ¿Cuáles son los objetivos de la gestión de riesgos?
  3. Tipos de riesgos
  4. Beneficios de la gestión integral de riesgos
  5. ¿Cómo funciona la gestión integral de riesgos?
  6. Etapas de la gestión de riesgo
  7. Consideraciones en la gestión de posibles riesgos

 

¿Cuántas veces te ha ocurrido que pudiste tomar ciertas decisiones antes de que un desastre ocurriera?, ¿o que tuviste oportunidad de analizar el panorama para prevenir ciertos riesgos?, o por el contrario: ¿cuántas veces te anticipaste a una situación y evitaste que saliera algo mal? O tal vez, con base en tu experiencia previa, lograste prevenir una pérdida importante. Las decisiones que uno toma o no para prevenir el peligro son parte de la gestión de riesgo. ¿Pero esto qué significa y cómo puedes aplicarlo en tus proyectos y negocios?

¿Qué es la gestión de riesgos?

La gestión de riesgo se refiere a un proceso sistemático, proactivo y continuo de toma de decisiones en un contexto de certeza sobre eventos que pueden llegar a ocurrir, y que, en caso de materializarse, su probabilidad e impacto puede conllevar a consecuencias adversas. Implica la identificación y el análisis de un problema detectado, seguido por un plan de respuesta que establece una solución.

En el ámbito de los negocios, se trata de un aspecto que no debe ser pasado por alto en el desarrollo cotidiano de cada empresa, pues constituye un reto estratégico, si se busca lograr mejores prácticas, desarrollar y competir dentro de cada sector, ya que se trata de un componente clave de la gestión de proyectos y de las organizaciones.

Esta gestión implica una administración integral de los riesgos en todos los niveles de la organización. Su propósito es facilitar la toma de decisiones y la ruta a seguir, teniendo presente la interacción de la compañía con su entorno, la relación con grupos de interés, la interrelación en los procesos y la implementación de elementos que garanticen la continuidad del negocio, así como la protección de los recursos e intereses.

Por ello, la gestión del riesgos requiere que se definan acciones estructuradas, integrales y permanentes que permitan identificar, analizar, medir, calificar, evaluar y monitorear todo tipo de riesgos que puedan suscitarse y afectar el alcance de objetivos organizacionales, con el fin de responder con un manejo efectivo y controlado mediante un plan de acción.

¿Cuáles son los objetivos de la gestión de riesgos?

El objetivo principal de este proceso es predecir, medir y priorizar los reveses potenciales antes de que ocurran y asegurar su prevención. La gestión de riesgos permite comprender y conducir de una manera proactiva los eventos, tanto en la forma individual como en lo general, al optimizar el éxito, mitigando las amenazas y ampliando el marco de oportunidades. Sus objetivos son:

  • Asegurar que los niveles de riesgo de un proyecto, en general, sean coherentes con los objetivos de la organización.
  • Asegurar que los riesgos individuales y las respuestas a estos sean identificados.
  • Reducir el impacto de las amenazas a los objetivos.
  • Y optimizar las oportunidades en el ámbito laboral.

Tipos de riesgos

Es importante recordar que el riesgo es inherente a todos los proyectos y organizaciones, ya que cada uno concatena distintos objetivos, soluciones, personas y contextos.

El riesgo global tiene dos tipos de sucesos: eventos de riesgo y eventos de incertidumbre. Un evento de riesgo es un suceso identificable que, en caso de que se produzca, tendrá un impacto en los objetivos. En este escenario, la gestión del riesgo es sobre cómo tratar con los hechos que pueden o no pueden, suceder. Mientras que un evento de incertidumbre es una forma de riesgo que no puede ser identificado como un evento de riesgo específico.

Además, a los eventos de riesgo hay que considerarlos como positivos o negativos, es decir, como oportunidades o amenazas. Mientras que uno puede tener un efecto negativo en los objetivos, si se materializa, el otro es algo que puede mejorar el valor del proyecto, en caso de que se produzca. Conoce aquí cómo administrar una pyme e incrementar su productividad.

Beneficios de la gestión integral de riesgos

Los beneficios que se pueden lograr con una adecuada gestión integral del riesgo son varios:

  • Mejorar la etapa de planificación estratégica
  • Disminuir amenazas
  • Aprovechar oportunidades
  • Identificar posibles riesgos emergentes
  • Manejo de riesgos transversales
  • Visión del panorama del negocio u organización
  • Protección de activos
  • Mejorar la imagen organizacional

Esta práctica también permite realizar una asignación más eficiente de recursos financieros y operativos, así como desarrollar una estructura que facilite que las actividades futuras se ejecuten en forma controlada y promueva el crecimiento de la organización.

¿Cómo funciona la gestión integral de riesgos?

Para que la gestión integral del riesgo sea efectiva debe estar alineada con las funciones clave de la empresa; además, se tienen que diseñar indicadores de desempeño, que deben ser monitoreados. Lo que se busca es que la organización cuente con sistemas efectivos de administración del riesgo que contemplen políticas, procedimientos y otros mecanismos enfocados a intervenir sobre las vulnerabilidades, con el propósito de prevenir, controlar los riesgos existentes.

El manejo del riesgo debe contemplar etapas para su identificación, medición o evaluación, control y monitoreo. Por esas razones se deben contemplar dentro del presupuesto de la empresa, así como asignar personal, recursos técnicos y capacitaciones suficientes a las áreas encargadas de su cumplimiento y gestión, con el fin de que sea adecuada su prevención, en función del tamaño de la organización, la naturaleza de los productos y servicios que ofrece, el volumen de sus operaciones y el nivel de riesgo que se percibe de manera interna.

Análisis del riesgo, probabilidad de eventos y su impacto

La gestión de riesgos consiste en manejar situaciones problemáticas realistas y predecibles. Es en esta fase donde un responsable de proyecto debe evaluar la probabilidad de dificultades probables y determinar si son una amenaza o no para la empresa, es decir, determinar la probabilidad de ocurrencia y el nivel de impacto.

Prevención y tratamiento, respuesta al riesgo

En esta segunda fase se debe desarrollar un plan de contingencia en dos direcciones: prevención y tratamiento. La primera implica la causa y establece medidas para su eliminación. Mientras que, en la segunda, la respuesta al riesgo se ocupa de una eventualidad que puede ocurrir a pesar de la prevención.

A continuación, están los pasos para responder al riesgo:

  • Paso 1: Identificar la fuente para eliminar el riesgo por completo.
  • Paso 2: Reducir la probabilidad del riesgo para disminuir su impacto y consecuencias a la empresa.
  • Paso 3: Aceptar que la identificación y la moderación han fracasado y poner el plan de contingencia en acción.

Monitoreo, reevaluación y control de riesgos

Un plan de gestión de riesgos completamente desarrollado otorga mayor flexibilidad en la ejecución de proyectos y la resolución de problemas. Sin embargo, hay que supervisar y controlar lo que está sucediendo a lo largo del proceso. El monitoreo periódico puede ser parte de las actividades generales, lo que permite visualizar lo que está por delante e identificar nuevos riesgos que pueden o no surgir desde el comienzo.

Etapas de la gestión de riesgo

Para diseñar un plan de gestión de riesgos es importante tener claras las funciones y etapas de la gestión de riesgos desde el comienzo en que se dirige un proyecto. A continuación desglosamos a detalle cada una.

1: Identificar los riesgos

El punto inicial es hallar los riesgos y definirlos con detalle y en un formato estructurado. Algunos gerentes de proyecto animan a su equipo a predecir posibles riesgos por su cuenta, mientras que otros realizan sesiones de un espacio compartido conocido como “lluvia de ideas” durante las cuales los problemas previstos se descubren, se reconocen y se describen de manera grupal.

En esta etapa se averigua cuáles son los elementos que pueden amenazar el éxito del proyecto, y se engloba todo aquello que puede provocar un mal funcionamiento en el desarrollo del proceso para ver la relación causa efecto que puede ocurrir eventualmente. Por lo tanto, se identifican y priorizan los riesgos, teniendo presente el factor de probabilidad de que ocurran y su posible impacto (negativo o positivo) en el proyecto.

El uso de herramientas, como la matriz de riesgos, puede ayudar a esquematizar de forma más clara todo el proceso.

2: Analizar los riesgos

Los riesgos son evaluados en cuanto a probabilidad y el impacto de que ocurran. Esta etapa consiste en medir un probable impacto y las consecuencias de estos eventos de riesgo, no obstante, también determina su probabilidad. Dependiendo del impacto y la probabilidad de su ocurrencia, tendremos que estar pendientes del golpe que puede materializar en determinado lapso. Así, podemos gestionarlos interna o externamente y priorizar los riesgos conocidos.

Esta etapa también permite evaluar el riesgo como bajo, si tiene poca o ninguna posibilidad de incrementar el coste o tiempo de ejecución de un proyecto. Si es calificado como riesgo moderado, es porque se prevé que puede provocar, ya sea un aumento en los costos, alguna otra modificación en el tiempo fijado o, bien, que disminuya el beneficio. Por último, con un riesgo alto existe la probabilidad de que provoque aumentos importantes en el coste, además del alargamiento del tiempo y pérdidas del rendimiento, por lo que hay que tomar acciones específicas.

En otras palabras, esta etapa consiste en transformar aquello que no sabemos en algo conocido, aunque desconozcamos cuándo va a ocurrir. También analizamos la probabilidad de que ocurra y el impacto que puede tener para obtener el factor de riesgo. Esto permite saber si merece más atención que otro determinado riesgo y así darle prioridad a los riesgos conocidos y más apremiantes.

3: Diseñar un plan de gestión de riesgos

También conocida como plan de contingencia, esta etapa consiste en recurrir a la prevención y el tratamiento de ciertas amenazas del proyecto. Un abordaje para el tratamiento de cada evento de riesgo debe ser definido, mientras que en algunos casos puede tratarse de no hacer nada. Eso requiere un análisis de la aceptación del riesgo, logrando un plan de acción para prevenir, reducir o transferir tal evento.

4: Monitorear y controlar los eventos de riesgos

Como se ha mencionado desde el principio, la gestión de riesgos es un proceso continuo, ya que posibles problemas deben ser abordados de manera anticipada, mientras que el plan de contingencia debe ser revisado cada ocasión que se alcanza un nuevo límite y en cada fase contigua del proyecto.

Al ser una práctica continua de revisión, es esencial para una gestión de eventos riesgosos reevaluar los escenarios y monitorizar la situación de los tratamientos y controles implementados. Esto consiste en planificar una respuesta para los riesgos de alta prioridad, dar seguimiento a nuevos riesgos que puedan presentarse y ejecutar un plan de respuesta, pues en muchas ocasiones la aparición de riesgos obliga a mantener actualizado el plan del proyecto.

5: Comunicación

La comunicación en cada una de estas cuatro etapas anteriores es parte esencial y transversal para un proceso de toma de decisión efectivo en la gestión de riesgos. Además, una adecuada comunicación entre los involucrados en cada proyecto puede ser una herramienta muy potente para impulsar los cambios en la organización.

Consideraciones en la gestión de posibles riesgos

Tanto expertos como gerentes de proyectos coinciden en que el costo, la ruta crítica (cronograma de trabajo) y el desempeño son los tres principales riesgos para el éxito de la culminación del proyecto. Además, un presupuesto insuficiente y la estimación de los plazos pueden establecer un proyecto para el fracaso, en tanto algunos riesgos pueden pasar desapercibidos, incluso antes de que haya comenzado. Mientras que la falta de comunicación y la gestión inconsistente del flujo de trabajo contribuyen a resultados deficientes.

Sin embargo, el peligro más inmediato puede originarse a partir de una dirección inadecuada, errores estratégicos y en la operación. Por ello, los responsables de proyectos siempre deben mantener los ojos atentos sobre los procesos internos, y, de esta manera, asegurar que cada estrategia tenga un sentido y que todos los involucrados sepan cómo, cuándo y qué costo maniobrar en cada una de sus actividades en la organización.

QuickBooks Online es un sistema de gestión administrativa y contable que, sin duda, fomenta la organización y el control de recursos empresariales. Descubre cómo funciona y cómo puede aportar una mejor gestión de riesgos en tu negocio.

Sigue al tanto de más información, tutoriales y material de interés para llevar tu negocio siempre adelante. Encuéntralo de manera gratuita en nuestro blog de QuickBooks Online.

La información puede ser resumida y por lo tanto incompleta. Este documento / información no constituye, y no debe considerarse un sustituto de asesoramiento legal o financiero. Cada situación financiera es diferente, el asesoramiento proporcionado está destinado a ser general. Póngase en contacto con sus asesores financieros o legales para obtener información específica de su situación.

Artículos relacionados

Conoce la gestión de riesgos y su utilidad en las PyME

Como emprendedor debes de saber que el éxito (o fracaso) que obtenga…

Lee mas

Cómo empezar un negocio en línea sin riesgos

Iniciar un negocio en línea engloba una serie de desafíos y oportunidades…

Lee mas

¿Qué es un sistema integrado de gestión y cómo puede ayudar a tu PyME?

Un sistema integrado de gestión es un instrumento que sirve para determinar…

Lee mas