Image Alt Text
Controla tu negocio

Qué puedes deducir si trabajas por honorarios

A menos que seas un profesional en términos contables o te encante el tema, lo cierto es que en cualquier momento pueden asaltarte dudas en relación al pago de impuestos. En específico, cuando trabajas de modo independiente , una de las más frecuentes suele ser qué puedes deducir si trabajas por honorarios? Si eres de los que guardan los tickets de compras para solicitar miles de facturas con la ilusión de que todos tus gastos puedan ser deducidos, debes leer con atención. En este artículo te diremos de qué se trata este régimen fiscal y qué debes contemplar para tus deducciones de impuestos.

Régimen de persona física con servicios profesionales (honorarios)

Este régimen corresponde a aquellas personas físicas que reciben ingresos por la prestación de servicios profesionales de forma independiente. Sus servicios van dirigidos a empresas, dependencias o a personas físicas en general. Esto significa que, quienes trabajan por honorarios brindan sus servicios pero no reciben por ellos un salario fijo ni prestaciones, sino una remuneración que se conoce como honorarios.

Dentro de este régimen tributario podemos encontrar a diversidad de profesionistas como diseñadores, músicos, escritores, arquitectos, ingenieros, médicos, abogados, contadores, entre muchos otros.

Si te encuentras dentro de este régimen, entonces cuentas con el derecho de realizar deducciones mensuales por materias primas, insumos, gastos o inversiones indispensables para el desarrollo de tus actividades.

Esto puedes deducir si trabajas por honorarios:

Para empezar, existen las deducciones autorizadas y las deducciones personales.

Las deducciones autorizadas son todos los gastos o inversiones que realiza el contribuyente en función de los servicios que presta o de su actividad laboral, es decir, engloban aquellos gastos indispensables para llevar a cabo sus actividades.

Por otro lado, las deducciones personales son las que pueden realizarse independientemente de la actividad que el contribuyente realice para generar ingresos. Este tipo de deducciones sólo las pueden realizar las personas físicas.

Deducciones autorizadas

Por decirlo de otra manera, las deducciones autorizadas son las que tú tienes derecho a deducir de forma mensual, es decir, los gastos o inversiones que sean rigurosamente imprescindibles para llevar a cabo tu actividad, por ejemplo: servicios agua, luz o telefonía, artículos de papelería o de escritorio, equipo de cómputo, incluso inversiones en activo fijo como equipo de oficina, vehículos o construcción.

También puedes deducir el arrendamiento de las oficinas o local que uses para desempeñar tus labores. El pago de salarios que realices a tus empleados o colaboradores (en caso de tenerlos, al igual que las cuotas patronales pagadas al IMSS) también son gastos que puedes deducir si trabajas por honorarios.

Por supuesto, dentro de estos gastos autorizados habrá otros muchos más específicos que estén ligados a tu profesión.

Deducciones personales

Para ahondar en qué gastos puedes deducir si trabajas por honorarios, dentro de las deducciones personales, tal como lo indica el artículo 151 de la Ley de Impuesto Sobre la Renta (ISR), puedes deducir gastos relacionados con la salud, como gastos médicos, servicios dentales y profesionales, tanto de enfermería como nutrición y psicología, compra de aparatos para rehabilitación de pacientes, prótesis y análisis, estudios clínicos, primas por seguros médicos (alternas al IMSS) así como lentes ópticos con graduación por valor de hasta $2,500 pesos.

Este tipo de gastos podrán deducirse siempre que hayan sido realizados por el contribuyente o su cónyuge, concubino, padres, abuelos, hijos o nietos. También debes verificar las condiciones más específicas. Te contamos más al respecto en este artículo sobre cómo deducir gastos médicos.

Además, dentro del ámbito educativo, existen gastos deducibles como las colegiaturas, desde preescolar hasta educación media superior o bachillerato, siempre que cumplan los límites establecidos:

  • Preescolar hasta $14,200 pesos,
  • Primaria $12,900 pesos,
  • Secundaria $19,900 pesos,
  • Profesional técnico $17,100 pesos y
  • Bachillerato o su equivalente: $24,500 pesos.

Para que pueda ser válida la deducción, deberás contar con los comprobantes de pago. Debes saber que, si un contribuyente realiza estos gastos en un mismo ejercicio fiscal a dos niveles educativos, el límite anual de deducción que podrá disminuir será el que corresponda al monto mayor de estos niveles.

El transporte escolar será deducible sólo en caso de ser obligatorio y los pagos de inscripciones o reinscripciones no podrán deducirse; sólo las colegiaturas.

Otros gastos y recomendaciones finales

Otros gastos que puedes deducir si trabajas por honorarios y cuentan como deducciones autorizadas son:

  • Gastos funerarios, siempre y cuando correspondan al fallecimiento del cónyuge o concubino, padres, abuelos, hijos y nietos.
  • Los intereses reales, efectivamente pagados durante el ejercicio, por créditos hipotecarios de tu casa habitación como INFONAVIT, FOVISSSTE, etc, siempre que no excedan setecientas cincuenta mil unidades de inversión.
  • Donativos (sólo válidos si se otorgan a instituciones que estén previamente autorizadas por el SAT para recibirlos).
  • Aportaciones voluntarias de los planes de retiro de tu AFORE así cómo impuestos locales por salarios, siempre que la tasa no supere el 5 por ciento

Estos gastos podrás deducirlos, pero recuerda guardar los respectivos comprobantes fiscales que los amparen. Toma en cuenta que, para hacerlos válidos debes pagarlos mediante transferencia, pago con tarjeta de crédito, de débito o servicios, o bien, con cheque nominativo.

Recuerda que…

  • Los pagos en efectivo no podrán ser deducidos.
  • Al presentar tus deducciones en la declaración anual, puedes obtener un saldo a favor.

Ahora que sabes con mayor detalle cuáles son aquellos gastos deducibles para los contribuyentes que tributan en el régimen por honorarios, te recomendamos tener presente esta información y ponerte al día con tu contabilidad. Así, no tendrás ningún inconveniente al realizar tu declaración anual.

Y, como sabemos lo complicado que puede ser llevar tú mismo la contabilidad de tus proyectos, te invitamos a conocer los beneficios que te brinda QuickBooks, para que sepas cómo puede simplificarte estas tareas de complicada naturaleza.

No dudes en visitar nuestra página, ya que semana a semana compartimos nuevos artículos de interés. ¡Hasta pronto!


Artículos relacionados