2021-10-18 19:59:47 Controla tu negocio English https://quickbooks.intuit.com/mx/recursos/es_mx_qrc/uploads/2021/10/rsz_louise-viallesoubranne-hv1i8rq87fs-unsplash.jpg https://quickbooks.intuit.com/mx/recursos/controla-tu-negocio/reparto-de-utilidades-2021/ %%title%% %%page%% %%sep%% QuickBooks

Qué hacer si no recibiste el reparto de utilidades 2021

10 Minutos para leer

Qué tener en cuenta respecto al reparto de utilidades. A quiénes les corresponde cobrar. Qué hacer ante casos de falta de pago. Toda la información en esta nota.

Contenido:

  • ¿Qué es el reparto de utilidades?
  • ¿Cuándo se realiza el pago de utilidades?
  • ¿Quiénes no forman parte del reparto de utilidades?
  • ¿Qué pasa si no recibiste el reparto de utilidades 2021?
  • ¿Cómo se calcula el reparto de utilidades?
  • ¿Qué tener en cuenta respecto al monto recibido por el reparto de utilidades?
  • ¿Cómo organizar el reparto de utilidades?

¿Qué hacer si no recibiste el reparto de utilidades 2021?

El reparto de utilidades es una obligación de las empresas y un derecho de los trabajadores. Sin embargo, su cobro es proporcional y existen formas específicas de calcular el porcentaje correspondiente a los colaboradores. Además, hay fechas precisas para su pago. Este año, ya se vencieron las 2 oportunidades establecidas para el pago. A continuación, te decimos qué puedes hacer si aún no recibiste el reparto de utilidades que te corresponde.

¿Qué es el reparto de utilidades?

El reparto de utilidades, también conocido como PTU, o Participación de los Trabajadores en las Utilidades, es el pago que los empresarios deben realizar a sus trabajadores por las utilidades o ganancias obtenidas, a cambio del uso de su fuerza de trabajo durante 1 año laboral.

El período que se considera para el pago corresponde al año anterior: es decir, que los empleados que hayan cumplido con sus obligaciones laborales recibirán el pago de utilidades correspondiente al año 2020 en el período 2021.

El reparto de utilidades no es solo un beneficio que otorga el empleador, sino que se trata de un derecho que tiene carácter constitucional. Se encuentra consagrado en dos instrumentos jurídicos: en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en la Ley Federal del Trabajo. El fundamento de la PTU es garantizar la redistribución de la riqueza, además de reconocer la contribución que hacen los trabajadores a la compañía o negocio en el que trabajan.

Por supuesto que también sirve como un motivador, ya que, mientras mayores sean las ganancias de la empresa, mayores serán las utilidades a repartir entre los trabajadores. Por lo cual, los empleados también sienten interés en que el curso de la empresa sea positivo y de crecimiento. En términos macro, el mercado también se ve impactado por el reparto de utilidades, ya que muchos empleados emplean dicho dinero en cancelar deudas y en dinamizar el consumo.

¿Cuándo se realiza el pago de utilidades?

Para realizar el pago de utilidades, se establecen 2 fechas concretas. En el caso de las personas morales, el plazo es el 30 de mayo. Mientras que en el caso de las personas físicas, el plazo máximo es el 29 de junio.

¿Cómo se realiza el pago de utilidades?

El reparto de utilidades debe pagarse en moneda de curso legal. Puede realizarse mediante transferencia bancaria, y se acredita en la cuenta del empleado. No se considera como válido el pago mediante canje, mercancías, vales, fichas o cualquier otro tipo de medio de pago que sustituya a la moneda.

¿Quiénes no forman parte del reparto de utilidades?

Antes de iniciar el reclamo, tienes que saber que hay algunas excepciones. No todas las personas que trabajan en una empresa tienen derecho a exigir el reparto de utilidades, así como tampoco todas las empresas están obligadas a darlo. Respecto a los empleados que no deben reclamar el pago de utilidades, se encuentran:

Socios, accionistas, directores, gerentes, trabajadores con menos de 60 días trabajados, trabajadores que prestan servicios externos o freelancers

Por otro lado, respecto a las empresas u organizaciones que no están obligadas a realizar el pago, se encuentran:

  • Empresas de nueva creación, es decir con menos de 1 año de creación y ejercicio, ya que se considera que pueden reinvertir ese dinero.
  • Las empresas de nueva creación que estén dedicadas a la elaboración de un producto nuevo, durante los 2 primeros años de funcionamiento.
  • Tampoco deben pagarlo las organizaciones sin fines de lucro, como el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), instituciones públicas sin fines lucrativos, con fines culturales, asistenciales o de beneficencia.
  • Todas aquellas que posean un capital inferior al determinado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) o que hayan declarado ingresos menores a $300,000 pesos anuales en relación al Impuesto Sobre la Renta (ISR).

No son consideradas de nueva creación aquellas empresas que hayan cambiado de razón social, de nombre o se hayan fusionado o hayan sido traspasadas.

¿Qué pasa si no recibiste el reparto de utilidades 2021?

En primer lugar, recordemos que el pago corresponde a las actividades laborales realizadas en el período 2020, cuyo plazo para el pago ya se cumplió. Quienes no hayan recibido los haberes correspondientes pueden iniciar el reclamo. Una de las vías posibles para hacerlo es a través de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (PROFEDET), en donde pueden solicitar el asesoramiento gratuito de un abogado. Ahora bien, existe un plazo máximo para poder iniciar el reclamo y corresponde a 1 año. Se considera desde el primer día en que opera el vencimiento del pago.

En el caso de la patronal, se insta a que cumplan con sus obligaciones en tiempo y forma, y que de no hacerlo, las multas son cuantiosas: desde 250 a las 5 mil Unidades de Medida y Actualización (UMAs), según la Ley Federal del Trabajo. Traducido en valores monetarios, los montos parten desde los $22,000 hasta los $448,000 pesos mexicanos.

No obstante, considerando que el año 2020 fue un año difícil a causa de la pandemia del COVID-19, este año surgieron muchos interrogantes respecto al reparto de utilidades y al incumplimiento del pago. En primer lugar, antes de iniciar cualquier tipo de reclamo o litigio, es importante verificar quien es nuestro empleador. En este caso, recuerda verificar la lista respecto a quienes están exentos de otorgar utilidades.

Por otro lado, no te olvides de reclamar el comprobante respecto del ejercicio fiscal de la empresa. Tu empleador tiene un plazo de 10 días para compartirlo con sus empleados a partir del momento en que lo presenta a la autoridad competente. Allí podrás informarte respecto a si se generaron utilidades o no. Sabemos que el 2020 fue un año difícil, de modo que quizás el balance final no haya sido tan positivo como esperabas. Si los dos escenarios anteriores quedan descartados, entonces tendrás que indagar por qué la empresa no ha cumplido con sus obligaciones.

Ante el incumplimiento de pago, los abogados expertos en el tema sugieren que, antes de que el empleado inicie un juicio laboral, intente como primera vía llegar a una negociación con la patronal. Esto debido a la duración de los juicios: en general su resolución tiene una demora  promedio de 2 a 3 años. Aunque la empresa tenga la obligación de cancelar el reparto de utilidades en un solo pago, quizás es posible establecer el pago de las utilidades en 2 o 3 pagos en el marco de una negociación, evitando perder dinero en pagos de honorarios y gastos administrativos.

No obstante, si se evidencia que no existe voluntad de pago, es mejor acudir a la Procuraduría para que arbitre en el incumplimiento, también como una vía alternativa al juicio laboral. Esta sugerencia se basa en el hecho de que la Procuraduría se toma un plazo máximo de 1 mes y medio para otorgar una resolución al asunto. De modo que siempre termina resultando más conveniente que cualquier otro camino legal. En este sentido, más allá del difícil panorama económico del año pasado, es importante tener en cuenta que el derecho a recibir las utilidades es irrenunciable.

¿Cómo se calcula el reparto de utilidades?

A continuación, algunas de las claves a tener en cuenta para conocer cuál es el porcentaje de PTU que resulta correspondiente: En primer lugar, el porcentaje fijado según la Comisión Nacional para la Participación de los Trabajadores en las Utilidades de las Empresas, actualmente resulta en un 10%.

En segundo lugar, la utilidad se reparte en 2 partes. La primera de ellas corresponde a todos los trabajadores, teniendo en cuenta los días trabajados en el período de 1 año. La segunda parte se calcula teniendo en cuenta el valor de los salarios de cada trabajador en particular.

La base de salario que se considera para el cálculo corresponde a aquella que el trabajador percibe en efectivo por cuota diaria. Si la retribución es variable, se tendrá  en cuenta el promedio de las percepciones del año. No se toman en consideración los pagos extraordinarios. Ambas cifras obtenidas se suman, arrojando como resultado final el valor correspondiente al reparto de utilidades.

Ahora bien, una vez que se conoce el monto que se debe abonar al trabajador, se debe registrar en una factura de nómina, emitiendo un Comprobante Fiscal Digital por Internet (CFDI). En dicho comprobante debe quedar registrado el pago de utilidades, como una demostración del cumplimiento de la obligación como resguardo futuro.

¿Qué tener en cuenta respecto al monto recibido por el reparto de utilidades?

Es importante que los trabajadores consideren que se aplica la percepción sobre el monto de la PTU cuando el mismo es mayor a 15 UMAs (Unidad de Medida y Actualización). En caso contrario, no corresponde el pago del ISR, que es el Impuesto sobre la Renta.

Por otro lado, también es importante identificar cuáles son los días que se consideran laborables, ya que ellos inciden sobre el cálculo.

Los días catalogados como laborales para el cálculo de utilidades son todos aquellos días laborados y aquellos días que, aunque no trabajados, se encuentran fijados en el contrato individual, en el convenio colectivo de trabajo o forman parte del reglamento interior de trabajo. Por ejemplo, si forman parte de los días laborales, aunque no se haya trabajado:

  • Días dedicados a la recuperación de la salud por incapacidades temporales por riesgo de trabajo
  • Días solicitados por periodos prenatales y postnatales
  • Descanso semanal, vacaciones y días festivos
  • Permisos
  • Permiso con goce de sueldo

¿Cómo organizar el reparto de utilidades?

Las empresas tienen que hacer frente a un sinnúmero de obligaciones y presentaciones que tienen fechas determinadas. En aquellos casos en los que no se cumple, suelen asignarse algunos nuevos plazos, pero una vez que los mismos transcurren, las empresas incurren en falta grave y se enfrentan a multas, moratorias e intereses.

Muchas veces, estos incumplimientos se originan en la desorganización y dispersión de la información. Especialmente cuando se trata de una empresa con una plantilla extensa de personal. Para ello, lo mejor es buscar profesionalizar la estructura de trabajo, incorporando herramientas tecnológicas y soportes de información que permitan tener un control sobre los datos que se generan. QuickBooks es una de las herramientas más recomendadas, ya que se trata de un software contable que permite llevar al día los flujos de ingreso y egresos de dinero. Por otro lado, este sistema se puede organizar en diferentes módulos, de tal manera que cada área puede acceder a información de su área de competencia.

Respecto al caso del reparto de utilidades, será más sencillo identificar qué monto le corresponde a cada uno y llevar un registro acerca de su fecha de pago para evitar olvidos, equivocaciones o reclamos futuros. Recordemos que QuickBooks cuenta con un módulo de facturación, en donde puede quedar asentada esta obligación anual.

En síntesis

Además de su salario, los empleados tienen derecho a acceder  a un pago extra por los servicios prestados en el curso de 1 año. Se trata del reparto de utilidades, y consiste en una distribución de la riqueza, a partir de las ganancias generadas en empresas cuyo balance anual haya superado los $300,000 pesos mexicanos.

Si bien se trata de un pago obligatorio, también existen excepciones, de modo que antes de iniciar cualquier tipo de reclamo, es importante verificar la obligatoriedad por parte de la empresa para la cual se trabaja.   

Finalmente, en caso de detectar una situación de incumplimiento, existen diferentes vías para formalizar un reclamo. Se puede acudir a la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (PROFEDET), que es un órgano de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. También se encuentra la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje, orientada a la resolución de conflictos entre empresas y trabajadores. En ambos casos, este tipo de organismos resultan más convenientes que iniciar una gestión por la vía legal.

La información puede ser resumida y por lo tanto incompleta. Este documento / información no constituye, y no debe considerarse un sustituto de asesoramiento legal o financiero. Cada situación financiera es diferente, el asesoramiento proporcionado está destinado a ser general. Póngase en contacto con sus asesores financieros o legales para obtener información específica de su situación.

Artículos relacionados

Requisitos para declaración anual 2021 y cómo presentarla

Es tiempo de realizar tu declaración anual. Mira cómo hacerla, qué requieres…

Lee mas

¿Hay reparto de utilidades para ex trabajadores de una empresa?

El término PTU alude a las siglas de la Participación de los…

Lee mas

¿Cuál es el plazo para emitir un complemento de pago?

Si recibes pagos en parcialidades o diferidos por el trabajo que realizas,…

Lee mas