2020-04-13 12:53:17 Controla tu negocio English 💸🏦 Hoy te compartimos los 10 mejores consejos para la adecuada gestión de deudas de tu empresa. ¡Sácale el mayor provecho a tus... https://quickbooks.intuit.com/mx/recursos/es_mx_qrc/uploads/2020/03/berkeley-communications-weddt-u3q3o-unsplash.jpg https://quickbooks.intuit.com/mx/recursos/controla-tu-negocio/tips-para-una-buena-gestion-de-deudas-en-una-empresa/?utm_term=&utm_campaign=PMAX+%3E+GG+%3E+MX+%3E+ES+%3E+PM&utm_source=adwords&utm_medium=ppc&hsa_acc=6089519323&hsa_cam=12556554926&hsa_grp=&hsa_ad=&hsa_src=x&hsa_tgt=&hsa_kw=&hsa_mt=&hsa_net=adwords&hsa_ver=3&gclid=CjwKCAiAxJSPBhAoEiwAeO_fP4pCBNY3bDQfZ2HUhNjnyQUJH5k6HyCcc9ac6ZA9SiCj3pd-nBHHkRoCbgMQAvD_BwE Tips para una buena gestión de deudas en una empresa

Tips para una buena gestión de deudas en una empresa

11 Minutos para leer

Uno de los aspectos que toda empresa debe priorizar para mantener el equilibrio de sus finanzas es la gestión de deudas. En realidad, el manejo adecuado de los pasivos es tan importante como la generación de ingresos: con ello se evita la acumulación de facturas por pagar, la multiplicación de intereses o las penalizaciones por el retraso en pagos a bancos o proveedores.

Aunque a nadie le gusta endeudarse, emprender un negocio necesariamente implica incurrir en algunos gastos, e incluso puede enfrentarnos a la necesidad de buscar nuevas fuentes de financiamiento. Por ello es importante realizar una buena gestión de deudas a fin de que éstas no se conviertan en una carga. Para ello, antes de adquirir un crédito, debemos asegurarnos de estar en las condiciones más favorables posibles.

Si piensas estratégicamente, puedes evitar generar intereses innecesarios o recargos por incumplimiento. Incluso puedes terminar de pagar tus deudas con anticipación o renegociar los términos de algún préstamo para obtener condiciones más propicias.

Por eso, en este artículo, te compartimos los diez mejores tips para la buena gestión de deudas de una empresa.

1. Conoce tu deuda

Como acabamos de comentar, emprender un negocio, implica necesariamente adquirir algún tipo de deuda, ya sea con el banco o con algunos proveedores. Por ello, el primer paso para una adecuada gestión de deudas es conocer tus pasivos. Y a su vez, conocer los pasivos implica, por un lado, estar consciente de tus deudas, y por otro, de las condiciones para su pago.

Así que, para empezar, si ya tienes deudas, regístralas en tu sistema de contabilidad para que estés siempre al tanto de todos tus pasivos. También toma en cuenta las fechas en que debes pagar para no generar intereses, o los montos mínimos para no generar recargos.

Esto parece sencillo cuando solo tienes un préstamo, sin embargo, en ocasiones puedes tener más de un pasivo, lo que obliga a cumplir con más compromisos con los bancos y puede hacer más complicada la gestión de todas tus deudas.

Si llevas un seguimiento y control de todos los financiamientos que los bancos te han otorgado, no lo abandones: éste te va a indicar el saldo de tu deuda, así como cada cuándo debes cumplimentar con tus respectivos pagos.

2. Presta atención a las condiciones

Cuando adquieres una deuda, lo más importante no es siempre la cantidad que deberás pagar. Tanto o más importante son las condiciones que tu banco o proveedor te ofrecen para liquidarla. Un pequeño préstamo a un plazo muy corto o con altos intereses puede convertirse en una deuda estratosférica. Y en sentido opuesto, el préstamo por una alta cantidad de dinero puede ser fácil de pagar si incluye un plazo cómodo y bajos intereses.

Tomemos el ejemplo de un crédito bancario. Dichos productos financieros siempre incluyen una tasa de interés. Por lo tanto, antes de contratar la deuda debes ser consciente del monto de los intereses que te cobrarán en caso de no amortizar en tiempo y forma los pagos mensuales.

En ese sentido, al presentar retrasos con un pago regular o al no considerar la cantidad de intereses que se aplica a tu línea de crédito, obtendrás un impacto negativo en tus finanzas. El hecho de generar un aumento en la deuda con el banco conlleva, de forma inherente, a una repercusión negativa en las ganancias de tu empresa. Es por eso que debes prever y tomar en cuenta, desde el principio, el presupuesto de las operaciones que realiza tu negocio.

Sin embargo, recurrir a servicios financieros —como un préstamo— en condiciones favorables puede representar un beneficio de gran apoyo para tu negocio y ayudarte a conseguir los recursos que necesitas para echar a andar tus proyectos. Sólo toma en cuenta que puede convertirse en un arma de doble filo si no existe una adecuada gestión de deudas.

La clave está en encontrar el equilibrio adecuado entre cantidades, plazos e intereses. Por ejemplo: los plazos más largos, por lo general, implican intereses más altos, pero los plazos muy cortos pueden significar un alto riesgo si eventualmente no puedes pagar a tiempo y tienes que terminar desembolsando multas o recargos.

Asimismo, considera que las cantidades por las que solicitas préstamos o créditos deben ser adecuadas a tus necesidades.

3. Paga a tiempo y en cantidades adecuadas

En el sector bancario se ofrecen varios productos financieros, algunos te prometen tasas de interés muy bajas, sin embargo, por más pequeña que sea la deuda que vayas a contraer, recuerda siempre desembolsar los pagos a tiempo, es decir, antes de la fecha límite que te corresponde.

Además de pagar a tiempo, es importante que, de ningún modo, pierdas de vista cuál es la cantidad de la deuda por pagar. Por lo general, los bancos establecen amortizaciones mínimas para no generar intereses. Revisa cada vez que hagas un pago cuál es tu saldo total, tu fecha límite para realizarlo, así como la cantidad de intereses que estás generando.

4. Domicilia tu pago o prográmalo en tu software de contabilidad

Para muchos usuarios parece sencillo realizar los depósitos correspondientes con sus créditos, pero al momento de la verdad, así como con todas las cosas que tienes que realizar en tu negocio, entre las otras actividades que debes atender, es posible que se te olvide y no realices el pago a tiempo. Para evitar que esto te ocurra, lo mejor es programar recordatorios o alarmas, de preferencia uno o dos días antes por cada fecha límite del pago que te corresponde hacer.

Asimismo, algunas instituciones bancarias ofrecen a sus clientes que el pago mensual de un préstamo se descuente directamente de un plástico domiciliado, ya sea de una tarjeta de débito o de crédito. Puedes aprender a configurar y automatizar tus pagos a través de un software de contabilidad en el que sea posible programar pagos recurrentes a tus cuentas en el banco.

No olvides que, si no pagas a tiempo, no solo te arriesgas a aumentar los intereses de tus deudas, sino a que algunos bancos te cobren comisiones adicionales por concepto de pago tardío. Esto afectará tu bolsillo.

5. Si tus finanzas te lo permiten, realiza depósitos que superen la cantidad del pago mínimo

Es habitual que muchas personas solo se fijen en la cantidad del pago mínimo que solicitan los bancos en los estados de cuenta de sus tarjetas de crédito o préstamos, y que paguen dicha cantidad nada más. Esto no es positivo; en realidad, los pagos mínimos generan más intereses sobre las deudas.

Lo ideal y lo más recomendable para una adecuada gestión de deudas, es realizar depósitos con un poco más de la cantidad de dinero mínimo que requiera el banco, para ayudarte a liquidar tu deuda lo más pronto posible.

Recuerda que el pago mínimo, en realidad, alarga la deuda; entre menos dinero pagues a tu financiamiento, más se prolonga la deuda. Esto trae complicaciones debido a que, además debes pagar los meses que se suman y se van acumulando. Entre más pronto te deshagas de una deuda, mejor, siempre y cuando esté dentro de tus posibilidades.

Por otro lado, en el caso de la relación con proveedores, la liquidación anticipada de la deuda puede ayudarte a obtener descuentos o a crear una relación de confianza. Una buena gestión de deudas es, al mismo tiempo, una buena forma de gestionar la relación con tus proveedores. A largo plazo, esto puede ayudarte a obtener mejores condiciones de pago.

6. Agrega la deuda a tu presupuesto de gastos

En el caso de que ya hayas adquirido un financiamiento, agrega tu deuda a tu presupuesto, es decir, contempla en tu planeación de gastos los pagos e intereses que se deben cubrir con el banco. De esta manera, al saber que tienes el dinero considerado para tales fines, estarás al corriente, y esto repercutirá positivamente en la disminución de tu deuda.

Con estas acciones, también te darás cuenta de si tienes un dinero “extra” que puedas utilizar para pagar tu deuda y así liquidarla más pronto.

7. Dale prioridad a la liquidación de tus mayores deudas

Si tienes más de un préstamo o crédito con el banco, analízalos y compáralos. Para lograr una buena gestión de deudas, tienes que saber cuál de todas es la más importante, pues la recomendación general consiste en liquidar primero las deudas con mayor tasa de interés, ya que, de no cubrirlas a tiempo, son las que incrementarán en mayor medida.

Si ya tienes tu lista de deudas, examina y contrasta cuál de ellas te puede generar mayor interés a largo plazo y dale prioridad para realizar depósitos mayores en tus pagos mensuales, si te es posible.

Algo muy importante: no es nada recomendable que solicites o trámites un préstamo u otra línea de crédito extra para pagar un préstamo con mayor deuda. Mejor asegúrate de ocupar tus ganancias para liquidarlo lo más rápido. Es lo más viable.

Otro consejo que te puede ser de utilidad consiste en no cerrar todas tus cuentas una vez que las liquides. Por ejemplo: al terminar de pagar una tarjeta de crédito, no siempre es recomendable cancelarla. En primer lugar, porque contar con créditos abiertos y pagados es bueno para tu historial crediticio y te hace mejor candidato a futuros préstamos que podrías requerir; en segundo lugar, porque siempre es bueno mantener un crédito abierto a manera de respaldo para cualquier eventualidad.

8. Que los imprevistos no te agarren desprevenido; conserva un fondo para emergencias

Las certezas en el mundo de los negocios no siempre existen; el entorno de tu empresa puede cambiar de manera abrupta. Esto expone de forma negativa a tu empresa, por lo que es mejor que te prevengas y cuentes con un fondo monetario para utilizar solo en situaciones de emergencia, o en alguna circunstancia inadvertida.

De igual manera, si te encuentras en aprietos y estás en un punto donde tu deuda se está saliendo de control, es recomendable que ocupes una pequeña parte de este fondo para poner esta situación en orden.

Sin embargo, también es importante que tengas presente que deberás reponer ese dinero lo más rápido que puedas, por si surge otra nueva contingencia que atender más adelante. Es preferible que ese fondo sea tu “colchón”, por si acaso.

En ese sentido, lo más favorable es que el fondo constituya al menos tres meses de tus gastos fijos, aunque, lo ideal para algunos expertos en educación financiera es que, mínimo, cuentes con la cantidad de seis meses de tus egresos en esta base.

9. En caso de que te cueste trabajo liquidar algunos pagos, acércate y habla con el banco

Si tienes una deuda con el banco u alguna otra institución financiera y te das cuenta de que cada vez se hace más complicada su liquidación, o que te cuesta más trabajo pagarla, puedes acercarte a un ejecutivo para analizar qué opciones de refinanciamiento te pueden ofrecer, con tal de que la situación no se ponga peor.

Incluso, existen bancos que ofrecen la posibilidad de llevar tu deuda a otro banco, de modo que cambies tu compromiso con esa institución, misma que ajustará la tasa de interés mensual. En otras palabras, como consumidor de productos financieros existen alternativas para que no caigas en mora. Así que no te angusties ni te desesperes si sientes que tus deudas se están saliendo de control.

Por lo anterior es importante que siempre hagas una planificación adecuada, que contemples tus deudas y te administres bien desde el principio para que evites desgastarte con los pagos.

10. Utiliza un software contable

Una de  las mejores alternativas para realizar una buena gestión de deudas y pagar tus compromisos con los bancos consiste en adquirir un software contable. Si decides adquirir un financiamiento y quieres despreocuparte de las fechas de tus pagos, lo más factible es utilizar un sistema que te permita automatizar los pagos para que se realicen en tiempo y forma.

Y para ello, QuickBooks es el mejor sistema de contabilidad electrónica disponible en México, el cual te ofrece diversos esquemas de plan para que puedas gestionar tus operaciones. Este programa se adapta a las necesidades de tu negocio y te permite vincular las cuentas de tus bancos y programar pagos recurrentes, de manera que hagas tus depósitos en el momento y del modo adecuado. Así lograrás liquidar tus deudas con prontitud.

Si deseas más información sobre éste y otros beneficios, contáctanos para ofrecerte mayores informes.

A manera de conclusión

Aunque a nadie le es grato endeudarse, no debes temer a los préstamos, créditos o instrumentos de financiación. Si realizas una buena gestión de deudas, estas herramientas pueden sacarte de aprietos, permitirte arrancar un negocio o invertir en mejoras necesarias.

Recuerda tener siempre presente tus activos y pasivos para no endeudarte por cantidades superiores a las que puedes pagar. Además, no te enfoques solo en las cantidades: piensa también en las condiciones adicionales como intereses, plazos y recargos.

Si actúas con una buena estrategia y obtienes un buen trato para una línea de crédito o préstamo, solo será cuestión de pagar en tiempo y forma para mantener finanzas sanas.

La información puede ser resumida y por lo tanto incompleta. Este documento / información no constituye, y no debe considerarse un sustituto de asesoramiento legal o financiero. Cada situación financiera es diferente, el asesoramiento proporcionado está destinado a ser general. Póngase en contacto con sus asesores financieros o legales para obtener información específica de su situación.

Artículos relacionados

¿Cómo gestionar los recursos en una empresa?

Conoce qué es la gestión de recursos de una empresa, los tipos…

Lee mas

Software para gestión de recursos materiales y financieros

En esta ocasión, hablaremos acerca de cuáles son los recursos financieros de…

Lee mas

¿Qué es gestión de riesgos y cómo funciona?

Si nunca has escuchado qué es la gestión de riesgos, o si…

Lee mas