Image Alt Text
Haz crecer tu negocio

Tipos de liderazgo para implementar

Dirigir una empresa no solo requiere conocimientos sino tener una actitud de liderazgo, sentido humano para saber tratar con el personal, así como saber cuál es el momento de delegar. Hay tantos tipos de dirección administrativa como personas en el cargo, en este artículo te explicamos los tipos de dirección administrativa según la teoría de esta disciplina. De manera rápida podemos decir que se dividen en estos estilos: autocrático, paternalista, laissez-faire, democrático, burocrático e institucional, y son fundamentales para saber cómo ejecutar tu liderazgo en relación a la operación y procesos administrativos de tu empresa.

Como líder de una empresa, será importante que tengas ciertas pautas y reglas de acuerdo a tus valores, pero sobre todo, de acuerdo a la manera que deseas alcanzar tus metas para llevar a tu compañía al éxito. Asegurar que se cumplan esos objetivos es una de las tareas más importantes para una dirección administrativa, es decir, hacerse cargo de la organización, la estrategia, los imprevistos y, sobre todo, tomar decisiones acertadas.

O sea que, la mayor de las responsabilidades cae en ti, por ello es importante que conozcas los tipos de dirección administrativa que existen y cómo se aplica cada una de ellas, así como las características del liderazgo.

Liderazgo autocrático

Aquí la autoridad del directivo es la que manda y realmente no hay una interacción con los empleados, ¿te suena? El directivo autocrático puede llegar a ser dominante y sumamente disciplinado, por lo que exige de sus empleados lo mismo. Generalmente el ambiente de trabajo bajo este tipo de dirección suele ser muy tenso y lleno de incertidumbres, ya que, como se sigue bajo los criterios y normas del jefe, en cualquier momento estas normas o reglas pueden cambiar.

Otra característica de este estilo de gestión es que el director hace o siempre quiere hacer la mayoría de las actividades y que sus colaboradores ejecuten el trabajo, lo cual suele ser frustrante para algunos empleados quienes no pueden explotar su creatividad ni tomar decisiones.

Paternalista

Es lo opuesto al autocrático ya que aquí todos los colaboradores se involucran con la dirección. Este tipo de liderazgo se preocupa tanto por los asuntos de la compañía como por los de sus colaboradores, con el objetivo de ayudarlos y que estos puedan desarrollar mejor su trabajo.

Su actitud es positiva y comprensiva, incluso apoya el aprendizaje y la capacitación si es que algún colaborador no tiene las herramientas necesarias con el fin de conservarlo, pero sin ceder su autoridad, ya que, aunque deja que los colaboradores opinen o se involucren en el desarrollo de proyectos, él es quien toma la decisión final.

Laissez-faire o dejar hacer

Como su nombre lo dice, este tipo de dirección deja que sus colaboradores hagan su trabajo sin meterse en su desempeño. Este modelo crea en sus empleados un alto grado de confianza y toma de decisiones que también conlleva responsabilidad y riesgos. El tipo laissez-faire de hecho nació en Francia, ante un malestar social de un grupo de trabajadores que gritaban esta consigna para que el estado no tuviera el control de la actividad económica.

Los expertos en administración señalan que, este tipo de gestión es recomendable para las jerarquías superiores como gerencias, donde los empleados son altamente eficientes y responsables, esto porque ellos ya son pequeños líderes y sabrán resolver un problema a su manera y obtener los resultados esperados por la dirección.

Liderazgo democrático

Sin duda es uno de los estilos que más seguidores tiene. Y es que, además de poseer como característica principal el de la igualdad y la justicia, es un liderazgo que toma decisiones en equipo y comunica todo lo que se hace a sus colaboradores, sin por ello afectar la jerarquía de la empresa. Este líder tiene un reconocimiento y respeto de su personal, ya que los motiva a esforzarse para desarrollar un buen trabajo y con ello aumenta su confianza en él. Otra de las características importantes de este tipo de dirección es que el líder reconoce el éxito del desempeño de sus colaboradores.

Burocrático

Generalmente se aplica en las Organizaciones Gubernamentales o Instituciones Públicas, ya que aplica para una dirección que se desarrollará en un periodo de tiempo establecido, de ahí que las reglas y normas sean estrictas y exista una jerárquica muy marcada dentro de la organización.

La disciplina y el cumplimiento de lo que a cada quien corresponde hacer es fundamental en este tipo de dirección. Si bien se puede trabajar en equipo, los colaboradores deben efectuar sus tareas de manera independiente y en un tiempo determinado. El líder de la dirección burocrática es riguroso y preciso, lo que lleva a cumplir los objetivos de la empresa.

Institucional

Finalmente está la dirección institucional cuyas características principales es que el líder es muy enfocado y sabe explicar a detalle lo que necesita a sus empleados. Se adapta rápidamente a la situación de trabajo y saca a flote cualquier eventualidad. Además, es un buen comunicador, tolerante y tiene confianza en sus colaboradores, a quienes procura fomentar la participación y sabe recompensar su trabajo.

Si bien, además de tener claro el tipo de dirección administrativa que desees llevar a cabo dentro de tu compañía, no debes olvidar que, efectuar los procesos administrativos con eficacia también es fundamental.


Artículos relacionados