Don't miss out
Subscribe to QuickBooks for only
$1/month for 3 months
Don't miss out
Claim now
April Sale
Buy now and pay only $1/month
for your first 3 months
March into savings Don't miss out!
$1 /monthfor 3 months
Track your expenses as you go and save 11 hours of admin per week
QuickBooks Online $1 /monthfor 3 months
Start fresh this new year
with QuickBooks Online
$1 /monthfor 3 months
Sale ends soon. Don't miss out, sign up today
$1 /monthfor 3 months
Start fresh this new year
with QuickBooks Online
$1 /monthfor 3 months
$1/month
for 3 months
$1/month
for 12 months
When purchased in bundles of 10
50 %off for 3 months
50 %off for 12 months
  • Invoices
  • Expenses
  • Reports
Image Alt Text
Administración

¿Qué es la administración empresarial?

Imaginemos que necesitas hacerte unos análisis médicos. Buscas un laboratorio cercano, preguntas los requisitos y el valor de un estudio, y no te saben dar respuestas concretas sobre cuánto va a costarte o si necesitas alguna condición especial para realizarlo. O tal vez solicitaste un escritorio nuevo para tu oficina: imagina que al llegar al establecimiento, la empresa de diseño de mobiliario no encuentra tu orden, no sabe qué modelo pediste ni si se encuentra en existencia. Inadmisible, ¿no?

Por desgracia, existen empresas que son capaces de llegar a estos límites, pero la realidad es que todo negocio serio, sin importar el rubro y tamaño, debería contar con una organización que le permita funcionar de manera ordenada para permanecer en el mercado y satisfacer las necesidades de sus clientes. Esto, desde luego, se logra por medio de una buena administración empresarial, y es justo de lo que hablaremos en el artículo de hoy, en QuickBooks.

Orígenes de la administración empresarial

Podemos aseverar que la administración surge gracias a que la naturaleza social y gregaria del ser humano despertó la necesidad de organizarse y ayudarse unos a otros, desde el inicio de la vida en sociedad.

Por otro lado, el antecedente de la administración empresarial podría situarse en el siglo XIX, con la Revolución Industrial. En este periodo, el auge de múltiples empresas cada vez mayores conllevó a la necesidad de encontrar nuevas formas de organización y prácticas que permitieran dar un orden y una sistematización a todos los procesos no sólo industriales, sino administrativos.

En la actualidad, cuando hablamos de administración, aludimos a la estructura, al manejo y al rendimiento de una entidad. Mientras que una empresa es una organización dedicada a actividades o a servicios comerciales, cuyo propósito es generar ganancias económicas, la administración de empresas es la eficiente administración de los recursos con los que cuenta una empresa para lograr utilidades.

Expresado de forma más técnica, la administración de empresas, o la administración empresarial, forma parte de las ciencias sociales y económicas. Su propósito fundamental es optimizar los recursos humanos, materiales, tecnológicos, financieros, económicos y de conocimiento, por medio de la organización, planificación, dirección y el control de los mismos.

Procesos de la administración empresarial

Ahora, la administración empresarial tiene como estandarte diversos principios. Para saber cuáles son, te sugerimos visitar este otro artículo. Estos principios deben ser aplicados con organización, eficiencia, análisis, y capacidad para la resolución de problemas. Además, las personas encargadas de llevar la administración empresarial de una compañía, deben ser capaces de la toma de decisiones asertiva y de innovar, con tal de que la empresa obtenga el máximo beneficio posible.

La administración empresarial hace uso del proceso administrativo para lograr objetivos. El proceso administrativo puede resumirse en una serie de pasos sistemáticos a seguir, los cuales se interrelacionan de forma orgánica, sin que ninguno sea de mayor valor que otro.

A continuación, veremos con más detalle las 4 etapas del proceso administrativo: la planeación, la organización, la dirección y, por último, el control.

Planeación:


La planeación es el punto de partida de este proceso, y se enfoca en definir con antelación el qué y el cómo, es decir, qué objetivos se van a perseguir y qué estrategias se deberán implementar en la compañía para lograrlo. Si quieres saber más sobre cómo establecer objetivos inteligentes en tu negocio, visita este enlace.

Entonces, la planeación puede concebirse como un mapa de ruta donde se establece a dónde quieres y llegar, cómo y por cuál camino. Durante esta fase, también se lleva a cabo la investigación de factores internos y externos, el planteamiento de estrategias y se definen acciones a corto, mediano y largo plazo.

Organización:

Con la organización se busca establecer una estructura, asignar tareas y funciones específicas para el logro de los objetivos trazados. El objetivo de esta fase es lograr la coordinación de las actividades.

Consiste en la implementación del trabajo en equipo, para el cual todos y cada uno de los integrantes de tu empresa funge como parte de un engranaje; cada individuo influye en el trabajo del otro. Este es un proceso de ejecución que permite fincar un orden y busca el objetivo común.

Cabe aclarar que, durante la organización se definirán qué reglas o lineamientos debe respetar el equipo.

Dirección:

Una vez planeados y organizados los objetivos, no habría manera de llevarlos a cabo sin que exista una dirección. Esta fase interviene en la ejecución de los planes, además de la motivación y la comunicación que deberán existir entre todas las partes involucradas.

En este tercer proceso, la persona que dirige la empresa también deberá enfrentarse a la toma de decisiones, a la aprobación de tareas, a la resolución de conflictos y a diversos análisis para poder llevar a cabo cualquier ajuste o reforma.

Control:

Esta es la parte concluyente del proceso administrativo, donde por fin se evaluarán los resultados. En esta cuarta y última fase se cotejará entre lo previamente planeado y lo obtenido. Es la etapa en la que se deberá dar seguimiento para cualquier corrección o reformas que se requieran.

También es la fase del proceso administrativo que permite delimitar funciones, mediante acciones correctivas y coercitivas, además de establecer criterios de evaluación, de calidad, de productividad, de tiempo y costos. Además, en la etapa de control administrativo es factible tender una retroalimentación entre las partes involucradas para analizar errores y aprender de ellos.

Como vimos, una correcta administración empresarial es vital para la estabilidad y el crecimiento de cualquier empresa. ¿Qué negocio podría permanecer sin su existencia?


Esperamos que este artículo te sirva como guía para poner en práctica una sólida administración empresarial, compuesta de los 4 procesos antes mencionados. Y para ayudarte a mejorar en la administración de tu negocio, considera utilizar un software de contable como QuickBooks, que te permite hacer todos tus procesos de manera más eficiente para que puedas dedicarte a lo verdaderamente importante, administrar y hacer crecer tu negocio.

Haz crecer tu negocio con QuickBooks