Don't miss out
Subscribe to QuickBooks for only
$1/month for 3 months
Don't miss out
Claim now
April Sale
Buy now and pay only $1/month
for your first 3 months
March into savings Don't miss out!
$1 /monthfor 3 months
Track your expenses as you go and save 11 hours of admin per week
QuickBooks Online $1 /monthfor 3 months
Start fresh this new year
with QuickBooks Online
$1 /monthfor 3 months
Sale ends soon. Don't miss out, sign up today
$1 /monthfor 3 months
Start fresh this new year
with QuickBooks Online
$1 /monthfor 3 months
$1/month
for 3 months
$1/month
for 12 months
When purchased in bundles of 10
50 %off for 3 months
50 %off for 12 months
  • Invoices
  • Expenses
  • Reports
Image Alt Text
Contabilidad y registro contable

Cédula de Identificación Fiscal: qué es y cómo obtenerla

Supongamos que, por azares del destino, te pidieron tu Cédula de Identificación Fiscal (CIF) y literal te quedaste en blanco porque no tienes ni idea de lo que es eso. No te preocupes, en este artículo te diremos en qué consiste, cómo puedes tramitarla vía internet, y en qué situaciones la necesitarás. También dedicaremos un apartado para guiarte, paso a paso, en el trámite de tu Constancia de Situación Fiscal con CIF.

La importancia de la Cédula de Identificación Fiscal es enorme y es un documento que todos deberíamos tener a la mano, como tenemos nuestra credencial del Instituto Nacional Electoral (INE) o tal como resguardamos nuestra acta de nacimiento. Sin embargo, la naturaleza de esta Cédula es portable, por lo que te recomendamos enmicarla y guardarla en tu cartera, al lado de tus identificaciones más comunes, como tu licencia de manejo, tu pasaporte y/o INE, entre otras.

Lo mejor es que es un documento que puedes sacar tú mismo en minutos y no es nada complicado, incluso si llegaras a extraviarla, es posible volverla a imprimir sin necesidad de reportarlo a las autoridades y realizar procesos como los que te solicita el INE. Pero lo primero que debes de hacer es comprender para qué sirve y de dónde proviene.

¿Qué es la Cédula de Identificación Fiscal?

La Cédula de Identificación Fiscal, mejor conocida entre los expertos como CIF, es un documento oficial que expide la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), que contiene tu Registro Federal de Contribuyente (RFC) y otros datos personales que te identifican como persona física o moral.

Pero, para explicarlo mejor, entrevistamos al contador público Ricardo Sánchez, que habla sobre la razón por la que los usuarios suelen confundirse entre la Cédula de Identificación Fiscal y el RFC. “Resulta que las personas a veces confunden una cosa con la otra debido a que algunos documentos que expide el SAT tienen algún parentesco en información, si así le podemos decir, pero es bien importante subrayar que no son para nada iguales y debemos de dejar bien claras las diferencias.

Una explicación corta y clara de la Cédula de Identificación Fiscal es que ésta proviene del RFC, así de sencillo. Por lo tanto, sin RFC no hay Cédula de Identificación Fiscal, así que si alguien te solicita este documento, pues lo primero a tramitar es el RFC, o si ya se cuenta con él, pues el siguiente paso es la Constancia de Situación Fiscal con CIF, como un trámite más completo”, explica.

La Cédula de Identificación Fiscal, abunda el experto, la expide el Servicio de Administración Tributaria (SAT) como documento de identificación para tener un control y orden de la información de los contribuyentes. “En este documento reducido viene información del contribuyente, ahí radica su importancia, digamos que una gran cantidad de datos cruciales están contenidos dentro de un pequeño envase, que es el código QR, el cual aparece en un cuadrito en el costado izquierdo”, acota Sánchez.

Debido a que contiene información de carácter oficial, la Cédula de Identificación Fiscal es un documento importante y clave para realizar diversos trámites en el SAT. Algo que debes de tener en cuenta es que la Cédula de Identificación Fiscal debe de estar impresa en las facturas que se emitan o reciban para que puedan ser consideradas legales y, sobre todo, las valide el Servicio de Administración Tributaria.

“Podríamos decir que es como una llave maestra, pues ayuda a llevar control fiscal. Lo ideal, y subrayo ideal porque sería lo recomendable, es que tanto las personas físicas como las morales la tuvieran siempre a la mano, aunque lo mejor sería contar con la Constancia de Situación Fiscal en donde se incluye ésta, pues es un documento que se pide en los trámites y consultas.

Aunque es más común de lo que me gustaría admitir, muchas personas no tienen ni idea de dónde la pueden sacar o para qué les sirve, así que es su llave para hacer un sinfín de cosas importantes con el SAT”, recalca el experto.

Y entonces, ¿qué es el RFC?

En especial cuando eres nuevo como contribuyente, tantos datos y requisitos fiscales pueden ser confusos. Pero es justo por eso que ahondaremos un poco más en el tema. La Cédula de Identificación Fiscal, como ya lo habíamos mencionado antes, proviene del Registro Federal de Contribuyentes (RFC), que es una clave que identifica como contribuyente a una persona física o moral para controlar el pago de impuestos frente al SAT.

Toda persona que esté realizando alguna actividad económica, la cual deba de pagar impuestos, tiene que hacer su inscripción en el RFC del SAT. Esta clave da acceso a múltiples servicios, por ejemplo: para obtener tarjetas de crédito o préstamos, abrir cuentas bancarias y programas sociales.

“Sacar el RFC es algo básico, así que si cuentas con RFC, ya tienes Cédula de Identificación Fiscal. Ahora, ¿qué se necesita para sacar el RFC y, por ende, tu Cédula de Identificación Fiscal? Necesitas tu Clave Única de Registro de Población (CURP), ser ciudadano mexicano y contar con 18 años cumplidos, así de sencillo”, agrega el contador público.

El trámite, especifica, es gratuito y lo puedes hacer vía internet sin mayor complicación cualquier día del año, las 24 horas del día.

Haz crecer tu negocio con QuickBooks

Esto es lo que debes hacer si no tienes RFC para tu cédula

Aunque tenemos otro artículo donde hablamos largo y tendido sobre el RFC, a continuación te resumimos algo muy importante, que es el procedimiento para tramitarlo.

Con estos seis sencillos pasos podrás obtener, en caso de que no cuentes con este, tu Registro Federal de Contribuyente.

  1. Entra al sitio del SAT y busca en el menú superior la opción “Trámites del RFC” y dale clic.
  2. Cuando se desplieguen las opciones, selecciona la opción “Obtén tu RFC con Clave Única de Registro de Población”.
  3. Ten a la mano tu CURP o consúltala si es necesario; en la misma página verás la liga que necesitas para hacerlo.
  4. Deberás capturar un código para la verificación y seguridad del trámite.
  5. Revisa con atención que los datos capturados sean correctos.
  6. Introduce los datos de domicilio y correo electrónico.

Cuando completes todos estos pasos obtendrás un acuse único de inscripción en el Registro Federal de Contribuyentes, el cual contendrá la Cédula de Identificación Fiscal y el Código de Barras Bidimensional (QR).

Principales diferencias entre el RFC y la CIF

Todo contribuyente debe de cumplir con el trámite del Registro Federal de Contribuyentes y su importancia radica en que es un requisito indispensable para temas fiscales y para nuestra vida diaria. El RFC es una clave alfanumérica de 13 caracteres y se forma con: la primera letra vocal interna del apellido, la primera letra del segundo apellido, la primera letra del primer nombre del contribuyente y la fecha de nacimiento (año, mes, día).

En tanto, la homoclave asignada por el SAT es calculada con un algoritmo de público conocimiento y con dígito verificador para evitar claves duplicadas y homónimos. En cuanto a la Cédula de Identificación Fiscal es el documento clave expedido por el SAT que sirve para ordenar toda la información del sistema tributario mexicano, por medio del cual se conoce el estatus de cada contribuyente.

A continuación, te compartimos una imagen de cómo se desglosa el RFC, para que encuentres mucho más sencillo descifrar este código. Incluso, si solo te aprendieras tu homoclave única, los demás caracteres los puedes calcular al instante.

“Si no estás registrado en el RFC, olvídate de tratar de obtener la Cédula de Identificación Fiscal. Sin paso A no hay paso B. Los tres brindan información de la persona, pero su peso en el sistema fiscal es totalmente diferente y eso es bien importante de señalar”, apunta el contador público Ricardo Sánchez.

Radiografía de la Cédula de Identificación Fiscal

Como decíamos al inicio, el documento con el que se acredita tu RFC es la Cédula de Identificación Fiscal, la cual incluye un Código de Barras Bidimensional (QR) que, cuando es escaneado por un lector de QR, proporcionará la siguiente información:

  • Clave Única de Población (CURP).
  • Nombre.
  • Denominación o Razón Social.
  • Fecha de inicio de operaciones.
  • Situación Fiscal.
  • Domicilio.
  • Características fiscales, es decir, el régimen y las obligaciones.

ABC para sacar tu CIF

Si te preguntabas, ¿cómo sacar mi CIF?, entonces seguro estabas esperando este momento. Si no estás familiarizado con la página del SAT, no te preocupes: te guiaremos paso a paso.

Como decíamos en un inicio, puedes obtener la impresión de la Cédula de Identificación Fiscal si eres persona física o moral, pero antes deberás contar con tu contraseña o e.firma vigente, de lo contrario, no podrás hacer dicho trámite por internet.

Existen dos opciones para sacar tu CIF, así que solo deberás decidir cuál te acomoda más o qué tanta información necesitas. *

Versión sencilla

Literalmente en 5 pasos, a cualquier hora y día, podrás ingresar a la página del SAT para solicitarla, lo que no te llevará más de 10 minutos. Te sorprenderás de lo fácil que es obtener tu CIF.

1. Entra a la página del SAT y busca en el menú principal la opción “Trámites del RFC” para que se despliegue el menú. Selecciona “Obtén tu cédula de identificación fiscal”.

2. Selecciona el botón “Ejecutar en línea” en caso de que te aparezca esta opción.

3. Llena un breve formulario en el que deberás de ingresar tu RFC y tu contraseña o e.firma vigente. Si no cuentas con tu contraseña, ahí mismo podrás generarla.

4. Da clic en el botón “Generar CIF”.

5. Selecciona el botón “Descargar” para que puedas guardar el archivo en tu computadora o dispositivo en el que estés realizando la operación. En caso de que desees tener el documento en físico, solo da clic en “Imprimir” para hacerlo en ese momento.

6.Hecho lo anterior, así lucirá tu Cédula de Identificación Fiscal: en la parte superior verás tu RFC; debajo, encontrarás tu nombre completo; en la parte inferior, tu idCIF; y, por último, a tu izquierda, el código QR.

Versión completa. Constancia de Situación Fiscal con CIF:

En caso de que quieras ir un paso más allá de obtener la CIF, puedes “matar dos pájaros de un tiro”, tramitando online tu Constancia de Situación Fiscal, que ya incluye tu Cédula de Identificación Fiscal.

Esta constancia, a diferencia de la primera, por lo general se compone de 3 hojas, por lo tanto no es tan portable como la CIF. La CSF también suele ser muy solicitada en instancias gubernamentales, cuando se trata de realizar algún trámite.

“La CIF y la Constancia de Situación Fiscal son dos documentos muy similares, pero con funciones distintas. La Constancia de Situación Fiscal nos sirve a todos. Es la información que el SAT tiene de ti como contribuyente, es donde vienen todos tus datos”, especifica Sánchez.

Por tan solo dar un ejemplo, cuando prestas tus servicios dentro del régimen de las Personas Físicas con Actividades Empresariales y Profesionales, es posible que quienes te contratan te soliciten la versión más actualizada de la constancia, para que puedan transferirte los pagos correspondientes. En suma, es un papel que muchos te pedirán para corroborar si tu estatus en el padrón está activo, incluso para saber si tienes obligaciones vencidas con el SAT.

Ahora que ya sabes su importancia, si decides sacarla, lo puedes hacer siguiendo los estos pasos.

  1. Entra a la página del SAT y busca en el menú principal la opción “Trámites del RFC” para que se despliegue el menú. Selecciona “Reimprime tus acuses del RFC y genera tu Constancia de Situación Fiscal con CIF”.
  2. Ingresa tu RFC y Contraseña o e.firma. Da clic en “Enviar”.
  3. Habilitará una página con varios campos, pero no necesitas llenar nada. Solamente busca el botón “Generar constancia” y dar clic en él.
  4. Aparecerá la Constancia de Situación Fiscal, la cual no es otra cosa que un resumen de tu actividad en Hacienda.
  5. Del lado superior izquierdo, hallarás la Cédula de Identificación Fiscal.
  6. El documento que te dará el sistema será más completo y contará con los “Datos de identificación del contribuyente” (RFC, CURP, nombre, primer apellido, segundo apellido, fecha inicio de operaciones, estatus en el padrón, fecha de último cambio de estado, nombre comercial).

Otro de los principales apartados será el de “Actividades económicas”, es decir, a lo que te dedicas, así que pon atención en lo que te aparece y revisa todo con lupa para verificar siempre que tus datos sean correctos.

¿Cómo se compone la Constancia de Situación Fiscal con CIF?

Como puedes ver, la Constancia de Situación Fiscal se divide en varios segmentos: en la primera hoja verás, en la parte superior, la fecha y hora en que la hayas emitido, seguida de un código de barras con tu RFC; a tu lado izquierdo verás incluida tu Cédula de Identificación Fiscal, tal cual como la que te mostramos en el ejemplo anterior. Luego, dentro del primer bloque de información, hallarás todos tus datos de identificación como contribuyente; enseguida, tus datos de ubicación (aquí es donde se muestra tu dirección fiscal, que deberá coincidir con tus identificaciones oficiales); en el bloque de abajo, se te mostrarán tus actividades económicas y los regímenes en los que estás inscrito (puede ser uno o más), mientras que, en el último recuadro podrás ver desplegadas tus obligaciones fiscales, con sus respectivas fechas de inicio y término

¿Qué hacer en caso de que aparezcan datos erróneos?

Dado que estos documentos son un resumen de tus datos como contribuyente, también pueden servir como un método para verificar que, en efecto, tu información fiscal esté correcta y al día.

Por supuesto, no estás exento de hallar inconsistencias en tu información. Lo mejor que puedes hacer en estos casos es corroborar los datos desactualizados o erróneos y corregirlos a la brevedad. Debes saber que, cuando te mudas, es necesario notificarlo a las autoridades fiscales, para actualizar la información de tu RFC. Si este es tu caso, modificar tu cambio de domicilio es muy fácil, y puedes hacerlo tú mismo a través de este link.

Si los datos a modificar tienen que ver con tu régimen fiscal o algún otro detalle más relevante, te sugerimos contactar a un asesor, marcando al número 55 627 22 728 (MarcaSAT) si te encuentras en la República Mexicana, o al 01-877-44-88-728, en caso de que te encuentres en Estados Unidos y/o Canadá.

¡Sigue al tanto de más información relacionada!

En QuickBooks, trabajamos día a día, para ofrecerte información relevante en materia contable y administrativa, pensada especialmente para las pequeñas y medianas empresas, y para aquellos que apenas inician su vida fiscal. Te invitamos a que sigas forjando tu cultura financiera, contable y administrativa, y te mantengas al tanto de nuestros artículos.

Además, si necesitas organizarte mejor con tus finanzas y tus obligaciones ante el SAT, sin duda el sistema contable de QuickBooks será ideal para ti. Conoce todos los beneficios que te brinda, además de la facturación ilimitada, aquí.