2020-12-06 06:43:46 Comienza tu Negocio English ¿Por qué emprender? Encuentra en QuickBooks las principales razones para crear tu negocio propio, tener independencia financiera y... https://quickbooks.intuit.com/mx/recursos/es_mx_qrc/uploads/2020/12/christina-wocintechchat-com-LQ1t-8Ms5PY-unsplash.jpg https://quickbooks.intuit.com/mx/recursos/comienza-tu-negocio/preguntas-claves-antes-de-iniciar-un-negocio/ Razones para emprender un negocio %%sep%% QuickBooks México

Preguntas claves antes de iniciar un negocio

10 Minutos para leer

Si una de tus metas es iniciar tu propio negocio, pero tienes más dudas que certezas, déjanos felicitarte. Para trazar nuestros objetivos y cada una de las razones para emprender, antes hay que pasar antes de muchas preguntas clave, que te ayudarán a dirigir tu idea hacia la práctica.

Te invitamos a revisar nuestra tabla de contenido con algunas de las preguntas más comunes para iniciar un negocio:

Índice:

  1. ¿Qué capacidades tengo o debo desarrollar para iniciar mi negocio?
  2. ¿Cuáles son mis razones para emprender?
  3. ¿Quiero desempeñar mi carrera profesional como emprendedor o como empleado?
  4. ¿Tengo flexibilidad de horario? ¿Qué tanto estoy dispuesto a comprometerme?
  5. ¿Tengo clara mi idea de negocio?
  6. ¿Cómo pienso innovar con mi negocio?
  7. ¿Puedo describir en pocas palabras mi modelo de negocio?
  8. ¿Tengo identificada a mi competencia?
  9. ¿De qué recursos financieros y materiales dispongo?

No importa qué tan lejano o inmediatamente sea tu plan de negocio, si quieres llevar tu idea a la realidad antes de finalizar el año, o si las piensas agregar a la lista de deseos de 2021. Poner en papel tus ideas, hacerte preguntas y pensar en sus posibles respuestas es necesario para aterrizar tus proyectos, y es un gran paso para acercarte y aterrizar tus metas.

A lo largo de esta entrada, encontrarás algunas de las dudas más comunes por las que todo futuro emprendedor debería pasar. Te servirán para puntualizar esos objetivos y razones para emprender, o, en pocas palabras, para hacer más claro tu proyecto de negocio. De hecho, te recomendamos tener una pluma y papel a la mano, para que realices algunos ejercicios en acompañamiento de la lectura.

1. ¿Qué capacidades tengo o debo desarrollar para iniciar mi negocio?

Este primer punto requiere mucha autocrítica, pues hay que encarar de manera objetiva nuestras habilidades y capacidades, pero también nuestras limitaciones.

Para extrapolar esta pregunta, veámosla de la siguiente manera:

¿Qué tan común es que un conferencista o un coach odie o padezca hablar en público? ¿Qué tan probable es que alguien sin un ápice de condición física, o que no ha entrenado antes de su cuerpo, decida entrar en el mundo del paracaidismo o hacer acrobacias extremas de un día a otro?

Por supuesto que emprender, como muchos otros retos, demanda rupturas y nuevas herramientas; a veces, incluso requiere abandonar todo un sistema de pensamiento. Y, aunque la intención ideal es deshacernos de esas limitaciones, superarlas y crecer, habrá algunas otras que no podrán extraerse del todo, pues consiste en rasgos de personalidad que son parte de nosotros.

Quizá sea válido preguntarte, además, ¿qué capacidades tienes y quieres desarrollar en tu negocio?

2. ¿Cuáles son mis razones para emprender?

Todos aspiramos a ganar más dinero, pero esa no es, o no debería ser, ni la única razón ni la meta última de nuestro emprendimiento.

En este punto debes ser capaz de enumerar varias razones por las que desees tener tu propio negocio, más allá de la búsqueda de una independencia financiera.

Hacerse esta pregunta es similar a cuando estás a punto de decidirte por una u otra carrera, o incluso cuando consideras cambiarla. No hay que dejar de lado que, si ese negocio va a ocupar un tiempo importante de tu vida, debería ser algo que disfrutes y sepas hacer.

Además, cada una de las razones para emprender debería sustentarse con argumentos, ser clara y precisa. Te retamos a que las escribas como si se tratara de un tweet a la vieja usanza, es decir, de 140 caracteres.

3. ¿Quiero desempeñar mi carrera profesional como emprendedor o como empleado?

Esta pregunta es altamente apropiada, por más obvia que luzca. Sabemos o asumimos que, si has llegado a este artículo, es porque te interesa emprender, pero, ¿te has preguntado con seriedad y detenimiento de transmisión son las privadas que implican iniciar un negocio?

El objetivo de esta pregunta es mirar con ojos objetivos esa posible versión donde tú estás a cargo de tu propia empresa: te levantas todos los días a las 5 o 6 de la mañana, casi no duermes, entablas muchas relaciones, socializas, realizas trámites, gestionas… En esta realidad alternativa, tu negocio ocupa la mayoría de tu tiempo ya veces ni siquiera te abandona mentalmente, aunque sea un día de descanso.

En un primer momento, quienes buscan emprender, sin duda alguna, buscan la independencia financiera, pero en términos realistas, esta no llega de inmediato.

Si no estás dispuesto a enfocar tus energías a tu proyecto de negocio, quizás te sientas más tranquilo con la estabilidad laboral que te brinda un trabajo como empleado. Y está bien.

Ser empresario y ser empleado son dos opciones iguales de válidas en el desarrollo profesional. Incluso, hay personas que son ambas a la vez. El quid es estar consciente de qué quieres y por qué quieres tal o cual cosa. Y esta pregunta está estrechamente relacionada con la siguiente.

4. ¿Tengo flexibilidad de horario? ¿Qué tanto estoy dispuesto a comprometerme?

En teoría, entre las múltiples razones para emprender anotadas en tu Twitter , o cuaderno o lista imaginaria, debería estar una que te de motivos suficientes para comprometerte, para estar dispuesto a dedicar tu tiempo, dinero, esfuerzo, paciencia, etcétera, etcétera.

Piensa en tu proyecto de negocio como un todo o nada, como una apuesta (porque lo es).

Tal es la subjetividad de esta pregunta, que no exige una precisión matemática; lo que propone es enfatizar la anterior.

Incluso, puede llevarte al planteamiento de si, por ejemplo, tú serás un socio capital, pero en realidad no desea involucrarte tanto en el negocio. No hay respuesta correcta, pero en caso de que así fuera, la respuesta nos llevaría a otros terrenos que quizá abordaremos en otros artículos. Por ahora, daremos por hecho que tienes todas las ganas y la flexibilidad de horario para meterte de lleno a tu proyecto e iniciar tu negocio.

5. ¿Tengo clara mi idea de negocio?

Si la respuesta es sí, el reto es que puedas explicar tu idea en muy pocas palabras. Para esto, tendrás que tocar y ver la idea.

¿Ofrecerás un servicio, un producto, o ambos? ¿Qué tan viable y realista es tu idea? ¿Qué ventajas competitivas posee? ¿El producto o servicio a ofrecer tiene potencial de ser duradero o sólo responde a una tendencia o moda instantánea? ¿Es el mejor momento para lanzar esta idea? Y la lista de “sub-preguntas” puede seguir.

Intenta pensar en ellas de manera global, para responder puntualmente cuál es tu idea de negocio.

6. ¿Cómo pienso innovar con mi negocio?

En este otro artículo, donde te hablamos de algunos pasos a seguir para iniciar con tu negocio , abundamos respecto a lo que verdaderamente significa la innovación y la originalidad. Por eso, reiteramos que no se trata de “descubrir el hilo negro”, sino de pensar qué factor o conjunto de elementos distingue tu idea de negocio de otros ya existentes.

¿Qué valor le ofrecerás a tus clientes? ¿Por qué debe comprarte a ti y no a tu competencia? ¿Cómo oa través de qué estrategias puedes ganar mayor probabilidad de éxito en el mercado?

Recuerda que un negocio debería no sólo hacer ganar más dinero a sus dueños, sino también ofrecer una ganancia para los clientes y empleados. Ya lo dijimos: no sólo se trata de ti y de tu independencia financiera, sino de un beneficio en común (entre los que se encuentra, por ejemplo, dar estabilidad laboral a tus empleados, o garantizar el mismo nivel de calidad a tus clientes, cubrir sus necesidades de forma constante, etcétera).

Para responder a esta pregunta, plantéate cómo beneficiarás a aquellos que confíen en tu marca.

7. ¿Puedo describir en pocas palabras mi modelo de negocio?

Quizá este sea uno de esos términos de los que todos hemos oído, pero que resultan confusos frente a otros conceptos, como la idea de negocio o el plan de negocio.

¿Qué es exactamente un modelo de negocio? Este suele ser parte de tu plan de negocios, que básicamente es un concentrado de la información de tu empresa (desde su nombre, su ubicación, sus objetivos y estrategias, su análisis de competencia, cálculo de inversión, proyección de egresos e ingresos, etcétera …). Entre todos estos agregados se encuentra tu modelo de negocio, es decir, el qué, cómo, quién, cuándo, en dónde y por qué.

Como ves, para elaborar tu modelo de negocio, es necesario seguir exactamente el esquema de las “6 W”, que utilizan los periodistas para elaborar sus notas: qué, cómo, quién, cuándo, dónde, por qué.

De algún modo, durante la lectura de este artículo ya estás formulando estas preguntas, que están implícitas en otras, y que estás respondiendo también. La diferencia es que en este paso debes lograr una síntesis: mientras menos palabras utilices para responder a estas 6 preguntas, mejor. De hecho, los expertos recomiendan trazar el modelo de negocios incluso en una oración de diez palabras.

¿Aceptas el reto?

8. ¿Tengo identificada a mi competencia?

Toma en cuenta que, por más increíble y única que parezca tu idea, es muy probable que ya exista. Por eso, uno de los objetivos a trazar consiste en la búsqueda y el análisis de tu competencia.

Este es el paso donde sacas a relucir tus dotes detectivescos: tu kit de investigación será desde Google hasta un paseo por los alrededores de tu ciudad. Todo depende de tu idea y modelo de negocio, por supuesto.

¿Aún no han llevado esa idea al mercado? Quizá no hayas buscado bien, o tal vez tu competencia más directa esté fuera de tu país, por dar un ejemplo.

En cualquier caso, identifica qué productos similares existen, y nuevamente en qué se distingue de tu propuesta, cuál es su precio y su público meta. Investiga todo lo que puedas al respecto, esta información te servirá de referencia para dar ese famoso valor añadido a tu producto o servicio.

En esta fase, la competencia es una aliada: una vez que la identifiques, encontrarás los puntos fuertes a seguir y también los puntos débiles que tú puedes explotar.

9. ¿De qué recursos financieros y materiales dispongo?

Esta pregunta es decisiva y quizá no convenga hacerla desde un inicio. Pensar en los recursos tangibles con los que cuentas puede echar abajo tu idea inicial. Por eso, una vez que hayas trazado las respuestas a la mayoría de las preguntas anteriores, es precisorte ¿con cuánto dinero cuentas ?, o, en su defecto, cuánto deberías tener para poner en marcha tu proyecto.

En este punto entra en juego la posibilidad de solicitar un financiamiento o préstamo para emprender, si tendrás socios, si destinarás tus ahorros y si estos son suficientes, entre otros aspectos.

Por otro lado, están aquellos recursos técnicos y otros intangibles, como tu conocimiento, por ejemplo.

Este será el momento en el que tendrás que repasar qué elementos concretos e intangibles necesitarás para iniciar tu negocio. Te sugerimos dividirlos por categorías ( en este artículo te damos todas las clasificaciones ) y anotarlos en una libreta.

No dejes de lado que no basta anotarlos: tendrás que administrarlos desde el día cero de tu negocio, y puedes prepararte para ello con ayuda de un software que te facilitará la gestión de esos recursos y diversas tareas administrativas y contables para tu empresa. Para eso, no hay mejor opción que QuickBooks Online, un software de contabilidad electrónica, diseñado para las pequeñas y medianas empresas (pymes), capaz de ahorrarte horas y muchos dolores de cabeza, al llevar el control administrativo de tu negocio.

Estas son algunas de las principales preguntas disparadoras que te ayudarán a trazar con más precisión aquellas razones para emprender y, con ello, hacer más palpable el inicio de tu propio negocio y ganar más dinero y experiencia en tu camino profesional.

Será normal que tengas más dudas y (todavía mejor) que sigas investigando y preparándote para ese momento crucial de tu vida. Por eso, te invitamos a que visite más de los artículos que tenemos para ti, mediante nuestro centro de recursos de QuickBooks.

En QuickBooks, además de ofrecerte un sistema de contabilidad electrónica, que te facilitará la administración de tu negocio , te proporcionamos material gratuito para que sigas educándote en materia financiera. ¡No te pierdas nuestros webinars, videotutoriales, y artículos informativos! Nos vemos en la próxima.

La información puede ser resumida y por lo tanto incompleta. Este documento / información no constituye, y no debe considerarse un sustituto de asesoramiento legal o financiero. Cada situación financiera es diferente, el asesoramiento proporcionado está destinado a ser general. Póngase en contacto con sus asesores financieros o legales para obtener información específica de su situación.

Artículos relacionados

¿Por qué se utilizan claves en las facturas del SAT?

La respuesta es sencilla: para ayudar a fiscalizar de forma directa a…

Lee mas

Consejos para anunciar tu negocio en Google Ads

El marketing en buscadores (SEM) es el secreto peor guardado de la publicidad digital,…

Lee mas

¿Cómo identificar tu clave de unidad en tu factura del SAT?

Si estás empezando a generar facturas electrónicas en el Servicio de Administración…

Lee mas